Última hora

Última hora

La policía portuguesa anuncia el cierre del caso de Madeleine McCann en Portugal

Leyendo ahora:

La policía portuguesa anuncia el cierre del caso de Madeleine McCann en Portugal

Tamaño de texto Aa Aa

Los McCann eran una familia unida y feliz hasta esa trágica noche de mayo de 2007 en la que la pequeña Madeleine desapareció en un hotel en el sur de Portugal.

Este martes, 14 meses después de esa noche, la Policía Judicial portuguesa ha anunciado el cierre del caso. La investigación podrá ser reabierta si existen nuevas pistas o pruebas que ayuden a encontrar a la pequeña británica.

El 3 de mayo de 2007, Madeleine, de cuatro años de edad, dormía en un complejo hotelero del Algarve con sus dos hermanos gemelos mientras sus padres cenaban con unos amigos a apenas unos metros de la habitación. La búsqueda de la niña se puso en marcha unas horas después. La policía detuvo a un primer sospechoso que vivía en las inmediaciones del lugar.

La cobertura mediática del caso no tuvo precedentes. Los McCann decidieron entonces lanzar una campaña internacional para encontrar a su hija. “Kate y yo jugaremos un papel importante en la campaña. Viajaremos a donde sea necesario, por toda Europa, para ver si alguien reconoce en la foto a nuestra hija”, explicó el padre.

Se creó una página la red y se organizó una colecta de fondos para financiar la campaña. Un video con imágenes de la niña fue difundido en todo el planeta con un único mensaje: encontremos a Maddy esté donde esté.

Pero en septiembre la policía portuguesa declaró formalmente sospechosos a los padres de la niña de una “supuesta muerte accidental y ocultamiento del cadáver”.

Hasta hoy la policía portuguesa no ha levantado la condición de sospechosos a ninguno de los tres supuestos implicados, la pareja McCann y el ciudadano británico vecino del complejo hotelero.

La prensa británica también los mostró como los culpables del caso. Cuatro periódicos acabaron pidiendo disculpas unos meses más tarde a la familia McCann.

La pareja de médicos británicos abandonó Portugal cuatro meses después de la desaparición de su hija Maddy insistiendo en su inocencia.

“No hemos participado en la desaparición de nuestra querida hija”, dijo el padre de la niña.

Desde entonces, ni una prueba, ni una pista. Esta misma semana, uno de los responsables de la investigación, el inspector Goncalo Amaral, apartado del caso el pasado mes de octubre, anunció que se retiraba para escribir un libro sobre la desaparición de Madeleine.

Respecto a los padres de la niña, éstos han pedido que la policía portuguesa entregue el dossier del caso a sus colegas británicos. El próximo 7 de julio comparecerán ante el Alto Tribunal británico.