Última hora

Última hora

La cumbre del G-8 termina sin soluciones a la crisis mundial

Leyendo ahora:

La cumbre del G-8 termina sin soluciones a la crisis mundial

Tamaño de texto Aa Aa

Sin soluciones milagro, pero con optimismo y satisfacción por parte de sus protagonistas. Así ha finalizado la cumbre anual del G-8 en la isla japonesa de Hokkaido.

Los países más poderosos del planeta no han logrado, en estos tres días, dar respuestas a corto plazo a la crisis financiera, alimentaria y energética. Pero sus líderes han hablado de “éxito” y “avances”.

Esto es lo que ha dicho el presidente estadounidense, George Bush: “Nuestro objetivo era avanzar en cinco áreas clave: hacer frente al cambio climático, reforzar nuestro compromiso para lograr un acuerdo de Doha exitoso, luchar contra la enfermedad en África, asegurar que el G8 respeta sus compromisos, y dirigir los desafíos de la escalada de precios de la energía y los alimentos. Estoy satisfecho. Hemos logrado un éxito significativo en todos ellos”.

No opinan lo mismo muchas organizaciones no gubernamentales, que han calificado de “fracaso” el acuerdo del G-8 para reducir a la mitad las emisiones de CO2 de aquí a 2050. Compromiso al que no se han sumado países emergentes, entre ellos China y la India.

“Una cosa buena ha salido de esta cumbre, la unidad del G-5, o países emergentes, frente a los problemas clave, en parte en respuesta a la falta de solidez de la declaración del G-8”, ha señalado el científico Alden Meyer.

Contrariamente a la opinión de Washington, el Fondo Monetario Internacional cree que sería “una buena idea” ampliar el G-8 para resolver las crisis abiertas, de magnitud planetaria.