Última hora

Última hora

"Vertidos radioactivos inquietantes"

Leyendo ahora:

"Vertidos radioactivos inquietantes"

Tamaño de texto Aa Aa

Siguen en alerta tres poblaciones francesas hasta que se evalúe el riesgo por un vertido de residuos radioactivos.

Ocurrió el lunes, a las once de la noche, en la central de Tricastin en el sureste de Francia.

El accidente fue menos grave de lo que se creyó en un principio, como explica el director de comunicación de AREVA Tricastin.

“No se trata de 30 metros cúbicos, como se dijo, esa cantidad de líquido es el volumen que se derramó en uno de los depósitos implicados. Esos 30 metros cúbicos cayeron en una pila de contención, y sólo una pequeña cantidad fue a parar a la tierra que rodea la instalación.”

Debido a las filtraciones en los ríos, tres municipios colindantes tienen prohibido el consumo de agua potable, el baño o el riego.

Las asociaciones ecologistas, atónitas ante la ausencia de declaraciones del gobierno, acusan a Areva de no publicar “deliberadamente” toda la información.

“Hay una gran cantidad de sanciones que la administración ha pasado por alto. Y con un sólo vertido, se han sobrepasado los límites anuales permitidos”, asegura este miembro de la asociación independiente CRIIRAD.

Para este organismo quedan tres puntos por disipar: ¿por qué la central tardó más de ocho horas en avisar a la Agencia de Seguridad Nuclear, las circunstancias del accidente y la composición isotópica del vertido.