Última hora

Última hora

Conclusiones de la primera cumbre de la Unión para el Mediterráneo en París

Leyendo ahora:

Conclusiones de la primera cumbre de la Unión para el Mediterráneo en París

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, vió nacer el sábado su proyecto de Unión para el Mediterráneo en una cumbre celebrada en París en la que recibió con gran pompa a 43 Jefes de Estado y de Gobierno.

Sarkozy que quiere dar un nuevo impulso al Proceso de Barcelona lanzado por España en 1995 conseguía así poner fin a meses de negociaciones para superar las reticencias de algunos países ribereños y miembros de la Unión Europea.

Al final, la única ausencia notable en el evento fue la de Libia. La Unión para el Mediterráneo representará una población de casi mil millones de personas. El presidente francés calificaba de histórica esta cumbre.

“Esta primera cumbre ha terminado. Las discusiones han sido extremadamente ricas y hemos decidido que la Unión para el Mediterráneo celebrará una cumbre cada dos años y tendrá una copresidencia que será inaugurada por Egipto y Francia”, dijo Sarkozy.

La Unión para el Mediterráneo tendrá además una sede permanente y un secretario general encargado de conseguir los fondos necesarios para financiar seis grandes proyectos que ya han sido definidos.

Por el momento dichos proyectos que tendrán como objetivo aumentar la cooperación entre las dos orillas son, entre otros, la descontaminación del Mediterráneo, la construcción de autopistas marítimas, el refuerzo de la protección civil o el desarrollo de las energías alternativas.

Pero París también ha sido escenario del retorno de Siria a la escena diplomática. Damasco había sido boicoteado desde el asesinato del primer ministro libanés Rafic Hariri. El presidente sirio Bachar El Assad, se comprometió a establecer relaciones diplomáticas con Beirut.

La reunión que protagonizó junto con su homólogo libanés fue uno de los momentos fuertes del fin de semana.

Al igual que el apretón de manos entre el presidente israelí y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina a las puertas del Elíseo. Ehud Olmert declaraba poco después que la paz entre palestinos e israelíes nunca había estado tan cerca.

Buenas intenciones y gestos simbólicos. Este es para muchos analistas el balance de la cumbre durante la cual algunos países como Suecia han expresado su escepticismo al asegurar que “el mundo no va a cambiar tras esta reunión”.

El jefe de la diplomacia sueca recordó además su proyecto de crear un partenariado semejante pero con países extracomunitarios del Este con el fin de equilibrar la iniciativa francesa.