Última hora

Leyendo ahora:

Karadzcic: retrato de un criminal de guerra


internacionales

Karadzcic: retrato de un criminal de guerra

Cinco millones de dólares por informaciones que llevan a la detención de Radovan Karadzic. En 2002 El antiguo presidente de la inventada República Serbia de Bosnia y su jefe militar el general Ratko Mladic campaban a sus anchas.

Los dos están en busca y captura por su papel en los crímenes cometidos en la Guerra de Bosnia entre 1992 y 1995.

En febrero de 1992 Radovan Karadzic amenaza ante el parlamento bosnio ante la proclamación de la independencia de Bosnia. “Van a llevar a Bosnia al infierno y a los musulmanes quizá a la extinción. Porque los musulmanes no se pueden defender si hay una guerra aquí”.

El antiguo psiquiatra convertido en jefe político de los serbios en Bosnia es el hombre de Slobodan Milosevic. Objetivo: dinamitar la independencia bosnia y unir Bosnia al proyecto de la Gran Serbia. Poco importan los medios.

La guerra de Bosnia al menos doscientos mil muertos y desaparecidos está simbolizada por el sitio de Sarajevo. Una ciudad bombardeada sin piedad durante tres años por orden de Karadzic.

Están en la memoria de la infamia europea la ferocidad del bombardeo del mercado de Merkale el 28 de agosto de 1988, lleno de gente que intentaba hacer la compra en una cidad desabastecida. Hubo treinta y tres muertos y decenas de heridos.

En marzo de 1995 Karadzic desafía a la comunidad internacional y a la OTAN con la toma como rehenes de soldados de la ONU. Los usará como escudos humanos para impedir el bombardeo de posiciones serbias. Este es uno de los cargos contra Karadzic.

Pero lo peor estaba por llegar. Karadzic ordena la toma de Srebrenica, declarada zona de seguridad bajo protección de la ONU. Separó en grupos a mujeres, niño y hombres para matar a estos últimos. La solución final de su política de exterminio la llamada “limpieza étnica”.

Radovan Karadzic no está inculpado por defender a los serbios de bosnia sino por guiar la masacre de los bosnios de serbia.

Más sobre:
siguiente artículo

internacionales

Con Karadzic entre rejas ¿está Serbia más cerca de la Unión Europea?