Última hora

Última hora

La conferencia de los anglicanos termina sin soluciones

Leyendo ahora:

La conferencia de los anglicanos termina sin soluciones

Tamaño de texto Aa Aa

Las cartas están sobre la mesa para la Iglesia anglicana, pero la cuestión de la homosexualidad sigue sin resolverse tras la reunión episcopal de este fin de semana.

El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, ha pedido que no se vuelvan a ordenar obispos homosexuales hasta que no se resuelva la cuestión de fondo que amenaza con dividir la Iglesia anglicana.

“Una de las complicaciones es que parecería que ya está todo aceptado. Se han bendecido las uniones del mismo sexo y ya se ha ordenado obispo a alguien con relaciones homosexuales. Pero eso es un tema de derechos humanos. No estoy diciendo que los fieles lo estén pidiendo, pero se oye en la prensa, aquí y allá, y eso es una afirmación que no estoy dispuesto a aceptar”, dijo Williams.

La polémica estalló con estrépito en 2003 con la ordenación del obispo Gene Robinson en Estados Unidos, que se declara abiertamente homosexual. Robinson no ha sido invitado a la reunión para evitar la polémica, pero ha acudido a Canterbury por su cuenta.

También amenaza con provocar un cisma la ordenación de mujeres obispo, que también acepta la Iglesia estadounidense.

La guerra está abierta entre la jerarquía anglicana, pero el obispo de Canterbury ha pedido un esfuerzo de conciliación para mantener la Iglesia unida y llegar a un acuerdo. A los 650 obispos presentes y a los 200, muchos de ellos africanos, que han decidido boicotear la reunión que se convoca sólo cada diez años.