Última hora

Última hora

El presunto fin de las hostilidades en Georgia da paso a la batalla diplomática

Leyendo ahora:

El presunto fin de las hostilidades en Georgia da paso a la batalla diplomática

Tamaño de texto Aa Aa

Moscú y Tiflis han aceptado el plan de paz negociado por Nicolás Sarkozy como presidente de turno de la Unión Europea, pero el camino hacia la estabilidad en la región se adivina largo y complejo.

Tras discutir con su homólogo georgiano Mijaíl Saakashvili hasta altas horas de la madrugada en Tiflis, el presidente francés anunciaba la retirada del sexto, último y más conflictivo punto del acuerdo de paz: “Abriremos negociaciones internacionales sobre las modalidades de seguridad y estabilidaden Abjasia y en Osetia del Sur. Así que retiramos la expresión estatuto futuro” decía Sarkozy.

El texto llevado por Sarkozy a Tiflis ha sido modificado a petición del presidente georgiano Mijaíl Saakashvil.

Moscú ha aceptado la retirada de este punto en el texto, pero insiste en que la negociación del futuro estatuto de las provincias separatistas georgianas es la clave del debate.

La recientemente autoproclamada independencia de Kósovo con apoyo europeo es un plato mal digerido por Moscú. Ahora, el presidente Dimitri Medvedev pone a la UE en un aprieto, apostando por que tanto Osetia del Sur como Abjasia decidan por sí mismas su situación política:

“¿Pueden o quieren los pobladores de Osetia del Sur y Abjasia vivir bajo la autoridad de Georgia? Deberían poder responder a esta pregunta por sí mismos. La comunidad internacional ya ha contemplado en los últimos años ejemplos que ilustran esta posibilidad, con territorios que consiguen su la autodeterminación y el nacimiento de nuevas naciones, como es el caso de Kosovo” decía Medvedev.

La solución: complicada, porque para Tiflis la base de cualquier negociación es la pertenencia de las regiones separatistas a Georgia.