Última hora

Última hora

Denver, escaparate gigante para Obama

Leyendo ahora:

Denver, escaparate gigante para Obama

Tamaño de texto Aa Aa

Denver, Colorado, será durante cuatro días el centro de Estados Unidos. Allí se celebra la convención demócrata unos días antes que la de los republicanos en Mineápolis.

El presupuesto destinado al acto, unos 60 millones de dólares, da la medida de la superproducción política: 50 mil participantes, 15 mil periodistas…todo vale para propulsar a la Casa Blanca al candidato del partido del Asno, cuyo nombramiento oficial se produce durante el gran espectáculo.

El proceso está desprovisto de suspense porque desde el final de las primarias el aspirante demócrata a la presidencia tiene nombre y apellidos, aunque como destaca el analista Allan Lichtman este año el acontecimiento tiene una dimensión especial:

“Es un hito en la historia de Estados Unidos. El nombramiento de un afroamericano es una enorme ruptura. Creo que su discurso va a suscitar tanta expectación como el de John F.Kennedy en 1960, cuando encarnaba la llegada de la nueva generación o el de Franklin Roosevelt en 1932”

En Estados Unidos, las convenciones son una vieja tradición. En 1832, los demócratas celebraron su primer pleno. Veintiún años después, los republicanos siguieron sus pasos.

Excepto en contadas ocasiones, estas citas marcan la historia de los partidos, y todo apunta a que la de Denver no será una excepción.

Uno de los momentos más esperados es el del discurso de Michelle Obama, muy influyente según se dice.

Para Barak Obama la convención es una auténtica prueba de fuego: tiene que reconciliar a un partido demócrata desgarrado por las primarias y mostrar que es capaz de dirigir el país.

Para Damon Jones, portavoz de la convención, el Senador por Illinois es perfectamente capaz de hacerlo:

“Yo creo que lo que hace que esta convención sea única, y lo que hace único al Senador Obama es que su sello distintivo es llevar sangre nueva a la convención y al gobierno. Por eso ha dicho que esta no es su convención, sino la convención de Estados Unidos”

Entre otras cosas, tendrá que sumar a su causa a los partidarios de Hillary Clinton, decepcionados de que haya quedado fuera del ticket y mantener el favor de quienes le han apoyado hasta ahora.

La convención es un escaparate único para cientos de asociaciones que ya están en Denver para hacerse oir.

El punto culminante de la gran misa demócrata es el discurso que Obama pronunciará en este estadio de la ciudad. Aquí aceptará la investidura y pasará a la historia antes de, tal vez, empezar a escribirla.