Última hora

Última hora

Una apuesta arriesgada de Moscú

Leyendo ahora:

Una apuesta arriesgada de Moscú

Tamaño de texto Aa Aa

Una apuesta arriesgada. Así considera la prensa rusa el reconocimiento, por parte de Moscú, de la independencia de las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur. “La única manera de conservar esos pueblos era reconocerlos como sujetos de la ley internacional, reconocer su independencia. Nuestra respuesta está totalmente basada en la ley internacional, en la carta de la ONU, los acuerdos de Helsinki y otros acuerdos internacionales”, ha dicho el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

De momento, ningún otro país ha reconocido la independencia de la que gozan de facto Osetia del Sur y Abjasia desde los años 90. El reconocimiento ruso de esas regiones ha provocado la condena unánime de Occidente. Las tropas rusas siguen controlando el puerto de Poti y otros puntos claves de Georgia, a pesar de la presión internacional que exige una retirada completa. Moscú ha afirmado que no teme una nueva guerra fría y Tiflis ha aprovechado la crisis para pedir un rápido acceso a la OTAN y a la Unión Europea.

“Los rusos se están echando un farol. Puede que tengan sobre el terreno suficientes soldados para enfrentarse a nuestro Ejército. No podemos estar a la altura de sus 3.000 tanques, pero intentar intimidar a Occidente, a los estadounidenses, está fuera de su alcance. Lo importante es que creo que la ayuda estadounidense continuará según lo previsto”, ha declarado el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili.

Hoy ha llegado al puerto de Batumi la segunda fragata militar norteameraciana con ayuda humanitaria para los miles de refugiados del conflicto ruso-georgiano. En un principio iba a atracar en el de Poti, controlado por los rusos.