Última hora

Última hora

Medvedev promete a Sarkozy que Rusia se retirará de Georgia en 30 días

Leyendo ahora:

Medvedev promete a Sarkozy que Rusia se retirará de Georgia en 30 días

Tamaño de texto Aa Aa

En 30 días las tropas rusas tendrán que haberse retirado totalmente de Georgia.

Es el punto principal del compromiso alcanzado ayer entre la delegación europea, encabezada por Nicolas Sarkozy y el presidente ruso, Dmitri Medvedev. Para empezar, en un plazo de una semana, Rusia deberá haber desmantelado todos los puestos de control entre Poti y Sinaki.

Aunque Moscú, mantendrá una presencia militar en Osetia del sur y Abjasia.

Medvedev reiteraba en Moscú que la postura de Rusia en la crisis no ha cambiado:

“ Hemos elegido reconocer la independencia de Osetia del sur y Abjasia y se lo hemos comunicado a nuestros interlocutores europeos: es una decisión irrevocable”.

El estátus futuro de estas dos provincias rebeldes no ha sido abordado en detalle, para poder consolidar el alto el fuego y la retirada rusa. El tema será tratado en Ginebra el 15 de octubre en una conferencia internacional.

En breve, la UE enviará 200 observadores a Georgia que, en principio, tendrán también acceso a Osetia del sur y Abjasia. El presidente francés ha explicado que no comparte la misma óptica que Moscú.

“ Ningún país tiene derecho a remodelar las fronteras de un vecino miembro de la ONU. Así que no hay ambigüedades. Existe un desacuerdo entre la UE y Rusia en este punto, pero hemos querido evitar el renacer de una atmósfera de Guerra Fría”.

Por su parte, el presidente georgiano ha anunciado que habrá una cumbre de donantes en Tiflis antes de la cita de Ginebra y ha pedido que terminen las especulaciones sobre quién empezó la guerra:

“ No quiero que se especule más sobre este tema, que Georgia empezo, que caímos en la trampa. No caímos en ninguna trampa y nosotros no disparamos primero. Empezaron ellos- Rusia- ellos nos han invadido, de una manera similar a como lo hacían en el siglo XIX y XX”.

El éxito- mitigado- de la mediación dimplomática europea se resume, de momento, a haber fijado un calendario de salida a la crisis en el Cáucaso.