Última hora

Última hora

88 víctimas mortales y muchas preguntas tras un nuevo accidente aéreo en Rusia

Leyendo ahora:

88 víctimas mortales y muchas preguntas tras un nuevo accidente aéreo en Rusia

Tamaño de texto Aa Aa

Es el balance del accidente aéreo ocurrido la madrugada del sábado al domingo en los montes Urales.

Testigos presenciales aseguran que el avión de la compañía rusa Aeroflot estalló en el aire, aunque el Gobierno aseguró que el incendio del aparato se produjo al estrellarse contra el suelo, cuando realizaba la maniobra de aterrizaje en la ciudad de Perm procedente de Moscú.

Los restos del avión han caído a sólo unos metros de una zona residencial, sobre la vía férrea del Transiberiano, aunque sin provocar víctimas en tierra. “Oí una explosión que me sacó de la cama. Luego mi hija entró en la habitación gritando que había estallado la guerra” contaba una vecina de la zona del siniestro. “Nuestros vecinos, que lo han visto, decían que ya ardía cuando todavía estaba en el aire, que parecía un cometa y que se estrelló cerca de la casa, y que el cielo estaba iluminado, como si fueran fuegos artificiales”.

La versión de la testigo confirmaría la principal hipótesis sobre la causa del accidente, un fallo en uno de los motores. Preocupa el número de accidentes aéreos que se registran en Rusia: 33 sólo el año pasado, que causaron más de 300 víctimas mortales.

El subdirector de Aeroflot, Lev Koshliakov, descartaba en principio que el accidente se deba a un ataque terrorista: “sobre el terreno no hay huellas de explosivos por lo que sabemos, así que hay que esperar”.

La compañía ha puesto en marcha una célula de apoyo a las familias de las víctimas en los aeropuertos tanto de Moscú como de Perm.

Las especulaciones sobre un posible atentado se han disparado tras confirmarse que a bordo del avión se encontraba el general Guennadi Troshev, veterano de Chechenia y consejero del presidente ruso.