Última hora

Última hora

Imágenes grabadas por una cámara de seguridad muestran la secuencia del mayor atentado jamás perpetrado en Islamabad.

Leyendo ahora:

Imágenes grabadas por una cámara de seguridad muestran la secuencia del mayor atentado jamás perpetrado en Islamabad.

Tamaño de texto Aa Aa

Un testimonio visual impresionante recoge la llegada ayer del camión bomba al control de seguridad del emblemático hotel Marriott. El chófer se inmola provocando un pequeño incendio en la cabina del vehículo que los guardias intentan sofocar. Las imágenes se interrumpen cuando las llamas alcanzan el remolque, cargado con 600 kilos de explosivos.

Aunque podría haber sido todavía peor si el camión llega a entrar en el recinto del hotel, cuesta imaginar la magnitud de la deflagración, que ha dejado según cifras oficiales 53 muertos y más de 250 heridos, entre ellos una decena de extranjeros.
El incendio que siguió a la explosión, agravado por un escape de gas, ha dañado la estructura del edificio dificultando las labores de rescate que se han prolongado durante toda la jornada de hoy.

Aunque aún no la ha revindicado, desde un primer momento tanto fuera como dentro de Pakistán se ha atribuido la autoría del ataque a Al Qaeda, que desafía así al gobierno del nuevo presidente, Asif Zardari, pocas horas después de que éste, en su primer discurso ante el Parlamento, se comprometiera a seguir apoyando a EEUU en su guerra contra el terrorismo pese al rechazo de los islamistas y de buena parte del estamento militar.
Queda por ver cómo reacciona la población ya fuertemente polarizada por miedo a la injerencia norteamericana en el país.