Última hora

Última hora

Brown, salvado por la campana de la crisis financiera

Leyendo ahora:

Brown, salvado por la campana de la crisis financiera

Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro británico, Gordon Brown, se mantiene a flote como líder laborista tras apelar a la unidad del partido para encarar mejor la delicada situación económica que atraviesa el país. Frente a la impopularidad que reflejan los sondeos, esgrime como argumento su dilatada experiencia al frente del Ministerio de Economía. “No es tiempo para novatos”, afirmó ayer para zanjar el debate sobre su posible sucesión. Brown reconoció que había cometido errores, pero afirmó que siempre ha estado “del lado de la clase trabajadora”. Con él como timonel, vino a decir, el laborismo será “una roca de estabilidad y justicia” en la que la gente pueda confiar en estos tiempos inciertos.

Un discurso a la medida de un país que está al borde de la recesión económica. Analistas como Andrew Gilligan coinciden en que ha logrado aplacar la rebelión laborista gracias a “factores externos, como la crisis financiera”, pero también por la ausencia de verdaderas alternativas.

Gordon Brown tiene año y medio por delante para agotar la legislatura y derrotar a los sondeos, que otorgan una ventaja histórica de 20 puntos a la oposición conservadora.