Última hora

Última hora

Fulgurante ascenso de la extrema derecha en Austria

Leyendo ahora:

Fulgurante ascenso de la extrema derecha en Austria

Tamaño de texto Aa Aa

Castigo a la coalición saliente, sanción contra la política de inmigración, o contra la política europea; tanto dentro como fuera de las fronteras austríacas, la prensa baraja hoy todo tipo de hipótesis para explicar el fulgurante ascenso de la extrema derecha que se ha convertido en la tercera fuerza política del país alpino

Para algunos, los resultados de las elecciones de ayer tienen un sabor amargo: “Creo que esta ha sido la respuesta de mucha gente descontenta con la coalición que ha estado en el gobierno durante dos años -decía un elector-Yo crecí en una época en la que un viraje a la derecha tenía consecuencias, graves consecuencias”

Los socialdemócratas siguen siendo la primera fuerza del país, pero han bajado a un veintinueve coma siete por ciento de los votos. Su antiguo aliado, el Partido Popular, ocupa el segundo puesto con algo más del 25%.

Juntos, los antieuropeístas FPO de Strache, y la Alianza para el futuro de Austria de Jorg Haider, tienen más votos que las demás formaciones.

En 2000 la participación de Haider en el gobierno llevó a la UE a adoptar sanciones políticas contra Austria. Esta mañana, la reacción de Bruselas era prudente pero firme. “Todos deseamos que Austria siga siendo un socio importante dentro de la Unión Europea y que siga aportando una contribución constructiva”

Heinz Christian Strache, líder del FPO y Jorg Haider du BZO, en cambio, daban rienda suelta a su alegría y prometían a sus seguidores el comienzo de una nueva era en el país.

Sin embargo, aunque los antiguos amigos y ahora rivales políticos decidan aliarse, no podrán gobernar solos y ninguno de los partidos tradicionales se decía dispuesto, al menos antes de los comicios, a formar coalición con la derecha populista.

Otra hipótesis que se baraja es una nueva coalición entre socialdemócratas y populares. Una iniciativa más que arriesgada puesto que otro fracaso fortalecería el nuevo mapa político surgido tras las elecciones.