Última hora

Última hora

Los observadores europeos aún no tienen permiso para entrar en la zona de seguridad georgiana

Leyendo ahora:

Los observadores europeos aún no tienen permiso para entrar en la zona de seguridad georgiana

Tamaño de texto Aa Aa

La misión está en marcha. Los observadores que la Unión Europea ha enviado a Georgia para mediar en la crisis con Rusia ya están sobre el terreno. Este martes recibieron la visita de Javier Solana. Y en las próximas horas deberían empezar a tomar posiciones en la zona de seguridad que actualmente ocupan las fuerzas rusas, aunque Moscú todavía no ha dado su visto bueno a dicha operación. Eso es, al menos lo que le ha explicado el jefe de la diplomacia europea al presidente Saakhasvili.

El cometido los observadores de la UE es supervisar la retirada de las tropas que el Kremlin desplegó en el país después de que Tiflis entrara el pasado mes de agosto en las regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur.

En total, los rusos cuentan con más de veinticinco bases que ahora deberían quedar en manos de los mediadores europeos.

Entre ellas, las de Gori y el puerto de Poti, las más polémicas, ya que se encuentran en pleno territorio georgiano, lejos de la franja de seguridad que separa las díscolas regiones independentistas.

El desmantelamiento de esos enclaves debería concluir dentro de diez días como máximo, según el acuerdo que han firmado Rusia y la Unión Europea.