Última hora

Última hora

Palin sale airosa del debate

Leyendo ahora:

Palin sale airosa del debate

Tamaño de texto Aa Aa

Un debate cordial y sin golpes bajos del que Sarah Palin salió crecida. Aunque todos los medios coinciden en que no hubo claros ganadores en el cara a cara entre los candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos, la aspirante republicana estuvo a la altura y “pasó el examen” incluso cuando los rivales abordaron la crisis financiera

“La clase media es la gran perdedora -afirmó Biden-Los ricos lo son aún más. Las grandes empresas han salido ganando. Y eso va a cambiar, Barack Obama lo cambiará”

“No digas eso, Joe replicó Palin Una vez más, vuelves a hablar de cosas pasadas. Empiezas todas tus frases hablando de la administración Bush. Miremos hacia delante y digamos a los estadounidenses los planes que tenemos para ellos en el futuro”

En cuanto a la guerra en Irak, Joe Biden reiteró la postura de los demócratas. Palin aprovechó para recordarle que no siempre había pensado lo mismo:

“Terminaremos esta guerra. Para John McCain no hay un final a la vista, y esa es una diferencia fundamental: nosotros terminaremos esta guerra”

“Es tan obvio que soy una outsider de Washington. No estoy acostumbrada a una determinada forma de funcionar. Porque votaste a favor de la guerra y ahora te opones a ella. Los estadounidenses están deseando que les hablen con franqueza y sólo quieren saber si votaste a favor de la guerra, porqué lo hiziste”

El debate concluyó como había comenzado: Biden aprovechó cada ocasión para hablar de su experiencia política, y Palin intentó en todo momento mostrarse como una mujer común
y próxima al estadounidense medio.

“Sólo quiero asegurarles que tanto John McCain como yo lucharemos por Estados Unidos. Lucharemos por las clases medias, por las familias normales como la mía”

“Nadie puede negar que durante los últimos 8 años hemos estado en un agujero negro en términos de economía nacional y de credibilidad en el extranjero.
Por eso necesitamos con urgencia cambios fundamentales en nuestra concepción de la economía y de nuestra política exterior”

Las encuestas coinciden en dar una ligera ventaja a los demócratas, pero también subrayan que los republicanos han conseguido evitar la catástrofe anunciada. En definitiva, la suerte no está echada.