Última hora

Leyendo ahora:

Afganistán, en punto muerto siete años después del derrocamiento talibán


Mundo

Afganistán, en punto muerto siete años después del derrocamiento talibán

Afganistán sigue siendo un rompecabezas de difícil solución para la comunidad internacional cuando se cumple el séptimo aniversaro de la invasión militar que derrocó al régimen talibán. Nadie se pone de acuerdo. La OTAN pide más tropas, Estados Unidos, más dinero la ONU espera un milagro político a pesar de las insalvables divergencias que parecen distanciar a los principales partidos nacionales.

Pese a todo, no sería justo decir que nada ha cambiado en el país desde 2001. “Ha habido grandes avances para la sociedad en los últimos siete años nos cuenta un hombre en Kabul. Hoy todos tenemos un teléfono en el bolsillo móvil. Hace siete años el que quería hacer una llamada tenía que cruzar la frontera e irse a Pakistán. Gracias a Dios, los talibanes ya no están en el poder y el desarrollo comienza a llegar a nuestro país”.

Sin embargo, Afganistán sigue siendo uno de los países más pobres de Asia. La economía sumergida supera a la real, la educación y la sanidad son servicios de lujo y el paro no cesa de crecer.

“La ocupación militar nos ha dejado en la más absoluta miseria asegura un hombre que espera con su carro a unos clientes que nunca llegan. No hay trabajo en este país. Mírenos. Nos pasamos aquí de la mañana a la noche sin nada que hacer”.

El futuro es incierto. Aunque muchos confían en que las cosas cambien tras las presidenciales que van a celebrarse el año que viene.