Última hora

Última hora

Respuestas concertadas para tranquilizar a los ahorradores

Leyendo ahora:

Respuestas concertadas para tranquilizar a los ahorradores

Tamaño de texto Aa Aa

Lunes negro ayer en las bolsas europeas que acapararon la primera página de todos los periódicos. Pese a los anuncios por parte de los gobiernos, el pánico se apoderó de los mercados. Desde entonces se teme que ese terror se contagie a los particulares que hasta ahora han reaccionado con calma.

Evitar que los ahorradores retiren sus depósitos de los bancos se ha convertido en parte del reto actual. Y para conseguirlo, Europa tiene que dar una respuesta concertada y clara a los clientes… a sus ciudadanos. Jose Manuel Durao Barroso: “No es sólo un problema de inyectar liquidez,la respuesta europea tiene que inyectar credibilidad. Por eso pedimos a los Estados Miembros que estrechen su cooperación”

De ahí la cuestión del fondo de garantía de los depósitos, una especie de seguro al que cotizan las entidades financieras de un Estado y que permite indemnizar al cliente en caso de quiebra.

El primero nació en 1933 en Estados Unidos tras la gran depresión. Actualmente, todos los Estados tienen un fondo similar, pero la cantidad que garantizan es diferente.

Más de cien mil euros por cuenta en Italia, cien mil euros en Irlanda, donde los 6 principales bancos irlandeses ofrecen una garantía al 100% durante dos años. 63 000 euros en el Reino Unido, y 70 mil euros en Francia. En Alemania se garantiza prácticamente el 90% del dinero depositado.

Hoy la UE ha acordado elevar a 50.000 euros la garantía mínima de los depositos y acortar los plazos de reembolso. Una iniciativa encaminada a tranquilizar a los ciudadanos aunque para algunos el hecho de que haya topes sigue planteando un problema.

“La gente mayor afirma este consejero financiero teme perder gran parte de sus ahorros de toda la vida. Lo que puedo aconsejarles es que tengan cuentas de sólo 35.000 euros por banco, y que depositen el resto en otras entidades para poder cobrar varias compensaciones en caso de problemas “

Sin embargo, en caso de desplome del sistema, los fondos no serían suficientes para cubrir los ahorros de todo un país. Pero la prioridad ahora es devolver la confianza a los clientes y evitar que se repita lo que sucedió en la crisis del 29, cuando todos los ahorradores retiraron su dinero de los bancos y provocaron quiebras en cadena en el sector.