Última hora

Última hora

Florida, estado clave en la carrera a la Casa Blanca

Leyendo ahora:

Florida, estado clave en la carrera a la Casa Blanca

Tamaño de texto Aa Aa

En los rascacielos de Florida se cuece buena parte del futuro de republicanos y demócratas en estas elecciones. Pero también en sus calles.

McCain encabezaba las encuestas, pero la crisis económica ha obligado a los dos candidatos a batirse puerta a puerta, hasta el último suspiro.

Florida es un estado clave, con 27 votos electorales en juego. Un 20% de sus 18 millones de habitantes son jubilados, como Eugene Ferber, un funcionario de 91 años, que apoya a Obama desde que vió como encogían sus ahorros: “Para vivir debo tener una seguridad y con la pequeña pensión que recibo del Gobierno, nunca tengo la certeza de llegar a fin de mes”.

Los hispanos representan otro 20% de la población. Son en su mayoría cubanos. Votan republicano por tradición, como esta pareja que dará su apoyo a John McCain.

“¿Piensan votar por McCain?”, preguntan dos miembros del comité local republicano; “Votamos por McCain”, responde la pareja de ancianos de origen cubano.

Sin embargo, las generaciones más jóvenes de cubano-estadounidenses piensan en el “cambio” y en una nueva era en las relaciones con Cuba, como promete Obama.

“El embargo es un tema importante, y pienso que no ha tenido ni mucho menos el éxito que se esperaba”, comenta María Estévez, una informática de 45 años.

La crisis inmobiliaria hace temblar los cimientos de cualquier sondeo. Florida es el estado que ha registrado el mayor número de embargos de viviendas en el primer semestre.

Así, los que votaron a Bush en anteriores comicios se sienten ahora traicionados por los republicanos:
“Engañó a la gente como ratones, mira lo que ha pasado. Ahora mismo yo estoy en deshaucido. Voy a perder mi casa, llevo 10 años viviendo aquí, y refinancié. Bush está engañando a la gente, beneficiando a los bancos, a las gasolineras y a las petroleras”, explica Fernando Cano.

Pensiones, vivienda, y paro, mucho paro, con una tasa de desempleo que alcanzó en agosto casi el 7%, por encima de la media nacional, otra mala noticia para los republicanos.