Última hora

Última hora

¿Cómo lograr que las ciudades sean más ecológicas?

Leyendo ahora:

¿Cómo lograr que las ciudades sean más ecológicas?

Tamaño de texto Aa Aa

Un desafío al que ha intentado responder esta semana Eurocities. Esta red que reúne ciento treinta y cinco ciudades de treinta y cuatro países europeos ha elaborado una declaración común contra el cambio climático, que ha sido firmada en Lyon. Gerard Collomb, alcalde de Lyon y presidente de Eurocities explica que “con esta declaración las ciudades se comprometen a llevar a cabo políticas en materia de urbanismo, de energía y de transporte que les permitan por ejemplo, reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, o los problemas ligados a la contaminación”.

Las ciudades son el primer eslabón en la lucha contra el cambio climático, tal y como explica el alcalde de la capital danesa, en donde tendrá lugar el año próximo la cumbre post-Kyoto. Según Klaus Bondam “las ciudades desempeñan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático. Más del 70 por ciento de las emisiones de CO2 se originan en las ciudades. Así que si las organizaciones internacionales y los gobiernos nacionales no trabajan en colaboración con las aglomeraciones urbanas para encontrar una solución a este problema, no darán con ella”

Todas las ciudades de la red Eurocities deben firmar la declaración. Después deben traducir las buenas intenciones en hechos, y para ello subraya Jean Marc Ayrault, alcalde de Nantes y padre de la declaración, necesitan ayuda. Ayrault sostiene que “hay que actuar concretamente a nivel de los transportes, la vivienda, la extensión de las urbanizaciones y la calidad del agua y del aire. Las ciudades están decididas, pero no podrán logarlo por sí solas. Hay que coordinar su acción, con la de los gobiernos y la de la Unión Europea”

Sin ovidar que cada persona puede aportar su granito de arena. Véronique Cloup, militante ecologista destaca por ejemplo que “para empezar hay que compartir el coche. Si hay cuatro pasajeros, pues no se han utilizado cuatro coches, sólo uno. Ya es algo. Además deberíamos usar el coche únicamente para los trayectos importantes”

Cada vez hay más ciudades, como Lyon, que ponen a disposición de los ciudadanos medios de transporte ecológicos, como bicis.

Pero el desafío ecológico implica asimismo la construcción de edificios que no consuman tanta energía, o mejor, que la creen, como el “Lycée de la Martinière” que produce novecientos cincuenta kilovatios al año, gracias a paneles solares.

El futuro pasa por construcciones de alta calidad medioambiental. Tres millones de euros del programa europeo “Concerto” están transformando poco a poco los antiguos almacenes de Lyon en el moderno barrio de la Confluencia, entre los ríos: Ródano y Saona. Maxime Valentin, uno de los promotores, comenta que “estos edificios consumen muy poca energía, más o menos cincuenta kilovatios por hora, y además producen energía renovable. Por ejemplo el ochenta por ciento de la energía en estas tres manzanas procede de la madera, de energía fotovoltaica y del sol. Hay tres tipos de pisos, los reservados para las personas con muchas dificultades económicas, las viviendas sociales y las que quedan libres de acceso para el resto de la población. Y además en la manzana C hay oficinas. Se ha pretendido que haya una verdadera mezcla social y funcional”.

Este barrio ecológico está ahora en fase de construcción. Quienes quieran vivir allí tendrán que esperar hasta 2010.