Última hora

Última hora

De Luther King a Obama, un largo camino de lucha por los derechos civiles de la población negra

Leyendo ahora:

De Luther King a Obama, un largo camino de lucha por los derechos civiles de la población negra

Tamaño de texto Aa Aa

El sueño americano sigue vivo. Barack Obama es el rostro de un país rejuvenecido y en paz consigo mismo, que puede mirar de frente a su pasado, especialmente al de la lucha contra la segregación racial.

“Algunos estuvisteis en los autobuses en Montgomery, ante las mangueras de la policía de Birmingham o en el puente de Selma y escuchasteis al predicador de Atlanta que dijo lo superaremos. Sí, podemos”, clamaba Obama tras su victoria.

Cuarenta y cinco años separan las dos páginas de la historia estadounidense. El 28 de agosto de 1963, ante 250.000 personas reunidas para pedir al Congreso que votase la legislación sobre los derechos civiles, el reverendo Martin Luther King pronunció su celebre discurso “I have a dream”.

“Cuando permitamos que la libertad suene en cada pueblo y en cada aldea, en cada estado y en cada ciudad, entonces nos acercaremos a ese día en el que todos los hijos de Dios, blancos y negros, judios y gentiles, protestantes y católicos puedan darse la mano y cantar el espiritual negro: “Por fin libres, gracias a Dios, por fin somos libres”.

Fue el apogeo del movimiento por los derechos civiles, a menudo protagonizado por ciudadanos corrientes como Rosa Parks. El 1 de diciembre de 1955 se negó a ceder su asiento a un hombre blanco en un autobús en Montgomery, Alabama. Su detención dio paso a un boycot a los autobuses de la ciudad por parte de la población negra hasta que la justicia les dio la razón.

Sin embargo, este movimiento por los derechos cívicos no se libró de la violencia. En 1965 unos supremacistas blancos atacaron una marcha organizada por Martin Luther King en Chicago.

Y en 1968, tras su asesinato, la violencia estalló en Washington obligando al Presidente Lyndon Johnson a pedir publicamente que se mantuvise la calma en nombre del líder pacifista asesinado

“Pido a todos los ciudadanos que rechacen la violencia ciega que golpeó al doctor King, quien se rigió por la no violencia”, dijo en un discurso televisado.

Desde entonces se ha recorrido un largo camino, pero en esta iglesia Baptista aún se recuerda al reverendo.

“Quiero dar las gracias a Martin Luther King, que debe estar observándonos desde el cielo, diciendo Aleluya”, clamaba John Lewis, predicador y congresista estadounidense.