Última hora

Última hora

Abdelaziz Bouteflika: un balance con claroscuros

Leyendo ahora:

Abdelaziz Bouteflika: un balance con claroscuros

Tamaño de texto Aa Aa

Tras nueve años en el poder, el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, puede atribuirse el mérito de haber estabilizado una sociedad traumatizada por la década sangrienta de los años 90 y de haber roto el aislamiento internacional de Argelia.

En abril de 1999, este vetarano de la independencia obtuvo el 73,79% de los votos en las elecciones presidenciales. Incluso antes de conocer el resultado, Bouteflika marcaba el tono:

“Quiero que el pueblo argelino se pronuncie con una gran claridad por una mayoría sustancial que nos permita ejecutar los cambios necesarios”

En 2005, tras haber renovado mandato, Bouteflika somete a referéndum la Carta por la Paz y la Reconciliación, que contempla la amnistía para los islamistas que renuncien a las armas y sin delitos de sangre. La mayoría de los argelinos la aprueban.

“Se trata de pasar página, -afirma este argelino-porque hemos atravesado periodos muy dolorosos. No veo cómo se puede estar en contra”

13 años de guerra civil no declarada entre islamistas y el Ejército dejaron 150.000 muertos, pero también varios miles de desaparecidos a manos de las fuerzas del orden.

Pero aunque la situación ha mejorado, la paz sigue sin reinar en el país. Los atentados son frecuentes, aunque ahora no llevan la firma del GIA. Son ataques suicidas cometidos por Al Qaeda en el Maghreb Islámico, lo que antes era el grupo Salafista de la Oración y el Combate.

En el plano económico, el balance de Bouteflika también presenta claroscuros. Rica en petróleo y gas, Argelia, con más de 33 millones de habitantes, es la tercera potencia económica de África.

Pero para una mayoría de sus jóvenes, el futuro es el paro. La penuria de alojamientos y la pobreza son fuentes de tensión social.

Además, la economía sigue siendo demasiado dependiente de los hidrocarburos, y el Estado monopoliza el desarrollo económico. Una política que difícilmente cambiará si el presidente Bouteflika decide presentarse a un tercer mandato.