Última hora

Última hora

No obligarán a Hannah Jones a someterse a un transplante

Leyendo ahora:

No obligarán a Hannah Jones a someterse a un transplante

Tamaño de texto Aa Aa

Hannah Jones no quería ser sólo un caso médico. Y su caso humano le ha evitado llegar a los tribunales. De todas formas nadie la obligará a someterse a un transplante de corazón, que es lo único que, según los médicos, podría salvarle la vida.

Hannah está condenada desde que a los cinco años se le diagnosticara una rara forma de leucemia. Como resultado del tratamiento recibido desde entonces, sufre una lesión cardíaca que la condena a pasar duros exámenes médicos, explica, continuamente: “no quiero recibir más tratamientos, ya he tenido bastante con tantos hospitales, estoy como estoy y ya está”.

Las autoridades británicas de protección infantil que amenazaban a los padres con retirarles la custodia de Hannah, de 13 años, si no la operaban, han renunciado a iniciar un juicio con el que querían forzar a la adolescente a someterse a la intervención. “Hace un año nos dijeron que le quedaban entre tres y seis meses de vida” explica la madre. “Así que nadie sabe lo que va a pasar”.

También el caso de Eluana ha conmocionado y dividido en igual medida a la opinión pública, esta vez italiana. Su padre ha protagonizado una dura batalla legal para que le autoricen a suspender la asistencia médica que mantiene con vida a su hija, en coma desde hace dieciséis años. Tras innumerables recursos y apelaciones, el caso fue examinado ayer por la Corte de Casación que debe dictar en breve una decisión. Es un tribunal superior de justicia, y a él compete pronunciarse, respondía el padre de Eluana sobre una posible vuelta de tuerca legal que eternice el proceso.

El Vaticano y la clase política católica italiana han ejercido una fortísima presión para no dejar morir a Eluana, de 37 años, y en estado vegetativo desde 1992.