Última hora

Última hora

Francia: guerra de las rosas, guerra de nervios.

Leyendo ahora:

Francia: guerra de las rosas, guerra de nervios.

Tamaño de texto Aa Aa

La carrera por dirigir el Partido Socialista francés ha entrado en la recta final con una persistente neblina como telón de fondo.

Contra todo pronóstico, Ségolène Royal fue la más votada por los militantes el pasado 6 de noviembre con cerca del 30% de los apoyos. La presidenta de la región Poitou-Charentes que dice “tener ganas” de dirigir el partido revelará oficialmente sus intenciones el próximo sábado. Hasta entonces llama a la unidad a sus correligionarios.

La ex rival de Nicolas Sarkozy en las presidenciales de 2007 es la mejor posicionada para suceder a François Hollande, son ex compañero sentimental.

François Hollande ha dirigido el partido durante 11 años llenos de altibajos, con espectaculares victorias en las elecciones locales pero también derrotas sucesivas en los dos últimos comicios legislativos y presidenciales. Deja a su sucesor un partido dividido en tendencias y clanes, como subraya Gerard Grunberg, politólogo:

“A medio o largo plazo, volverá a ser un partido poderoso, porque es el gran partido de la oposición, no veo que otra formación podría remplazarlo. Sin embargo creo que entra en un periodo de tempestad muy difícil. No podemos saber que va a salir del próximo congreso exactamente, pero probablemente reflejará una profunda división.”

Frente a Ségolène Royal, las otras corrientes del partido que aunque representan el 70% del voto de los afiliados, están muy divididas.

Para empezar, Bertrand Delanoe, partidario del reformismo que alía socialismo y liberalismo controlado. El Alcalde de París, reelegido con un amplio margen al frente del consistorio el pasado marzo, logró el 6 de noviembre el segundo puesto ex aequo con Martine Aubry. Una gran decepción que además podría ocasionarle una pérdida de apoyos en beneficio de Martine Aubry. La alcaldesa de Lille comparte con su colega parisino la voluntad de dar al partido una orientación más izquierdista, pero Aubry aboga por un verdadero cambio, apoyado por las bases del partido y tacha a Delanoe de continuista.

En plena crisis económica, Martine Aubry, la dama de las 35 horas a la francesa, insiste en las jubilaciones y el poder adquisitivo.
Una sintonía en la línea del joven y prometedor Benoit Hamon. El diputado europeo, jefe de filas del ala izquierdista del partido consiguió el 19% de los votos de los afiliados. Votos que van a contar en la linea del Partido de la rosa. Sobre todo en lo que se refiere a las futuras alianzas para volver al poder.

Delanoe, Aubry y Hamon rechazan una alianza con el Modem, el partido centrista que dirige Francois Bayrou. Ségolène Royal no lo excluye formalmente, aunque asegura que no es un asunto de actualidad.