Última hora

Última hora

Nino Burdjanadze: "El nivel de democracia de Georgia no es satisfactorio"

Leyendo ahora:

Nino Burdjanadze: "El nivel de democracia de Georgia no es satisfactorio"

Tamaño de texto Aa Aa

Pese a las manifestaciones antigubernamentales del pasado 7 de noviembre en Tiflis, Mijail Saakashvili, jefe del Estado, sigue contando con el apoyo de la mayoría de los georgianos.

Esa es probablemente la razón por la que la ex presidenta del Parlamento georgiano y antigua aliada del actual presidente, Nino Burdjanadze, ha decidido marcar distancias con los 10 mil manifestantes que tomaron las calles.

Experta en derecho internacional, Nino Burdjanadze tiene ideas muy claras sobre cómo gestionar el conflicto en el Cáucaso.

Nino Burdjanadze: Por supuesto nuestra administración, nuestro presidente y nuestro equipo han hecho sin duda muchas cosas buenas en estos cuatro años. Hemos llevado a cabo cosas que eran imposibles de imaginar hace cuatro años. Eso sin duda. Pero al mismo tiempo, hemos cometido errores, algunos graves. Había que acabar con la revolución y yo estaba absolutamente segura de que teníamos que cambiar nuestra manera de gobernar, de que debíamos fortalecer la democracia, fortalecer su desarrollo en este país, porque ese es un punto crucial. Para ello hay que apoyar la independencia de los medios, la independencia de los tribunales, la descentralización del país y a las autonomías.

Cinco años después de la Revolución de las Rosas, durante la cual Burdjanadze se posicionó del lado del actual presidente, ahora asegura que ha llegado el momento de que Georgia pase la página de la era Saakashvili.

Nino Burdjanadze: El nivel de democracia en nuestro país no es satisfactorio, digamos. Por supuesto que Gerogia es un país más democrático que otras ex repúblicas soviéticas, pero para mí y para otros muchos georgianos, tampoco es un ejemplo.

No quiero establecer comparaciones entre el nivel de democracia en Georgia y el de otros países ex soviéticos. Quiero compararlo con el de países bálticos, con Polonia, con la República Checa y con otros países con una democracia sólida. Es muy importante y necesitamos instituciones fuertes. En este país necesitamos algo más que líderes.

Reelegido triunfalmente en las elecciones legislativas del pasado mes de mayo, el partido del presidente sigue gozando de una gran popularidad pese a los ataques de la oposición.

Para muchos georgianos, Saakashvili es el hombre que plantó cara a Rusia. Ese es el principal problema de la oposición: hacer que caiga el gobierno sin hacerle el juego a Moscú.

Nino Burdjanadze: En este momento los georgianos están unidos contra la agresión rusa y por supuesto, la gente apoyó al presidente cuando Rusia intentó cambiar el régimen porque no corresponde a Moscú decidir quién debe presidir nuestro país. Sólo los georgianos deben decidir quién habla en su nombre. Eso no lo debe decidir ni Rusia ni nadie.

Hace siete meses, Moscú firmó acuerdos de acercamiento con las dos regiones separatistas de Abjasia y Osetia del Sur, preludio del conflicto que estalló en verano. Para la ex presidenta del Parlamento, es evidente que Rusia tendió una trampa a Georgia que el Ejecutivo de su país no supo evitar.

Nino Burdjanadze: Rusia hizo todo lo que pudo para provocarnos, porque está muy claro que es lo que pretenden: provocar a Georgia.

Ya se vio en abril cuando Rusia creó, el presidente Putin era a la sazón presidente, firmó un documento especial sobre las relaciones directas entre Rusia, Abjasia y Osetia del Sur, que es un documento absolutamente ilegal, por supuesto.

Estaba claro que ya entonces Rusia quería crear una crisis en Abjasia y afortunadamente, en ese momento conseguimos evitarla.

También en agosto, cuando Kokoity estaba disparando sobre localidades georgianas estaba clarísimo que estaba intentando que Georgia entrara al trapo. Tendieron una trampa y querían que Georgia cayera en ella. Mis temores y mis críticas van en ese sentido.

Una de las principales preguntas que plantee al presidente y al gobierno era: “¿Fue imposible evitar caer en la trampa cuando todos sabíamos que era una trampa? pero no me respondieron.

Para Burdjanadze criticar la gestión del gobierno sin minimizar la acción rusa es un arriesgado ejercicio de equilibrismo.

Nino Burdjanadze: Rusia envió a su Ejército a atacar un país soberano y violó las fronteras de ese país soberano.

Violó la soberanía y la integridad territorial de un país miembro de Naciones Unidas. E incluso si Rusia quería proteger a los osetas, incluso si pensaba que tenía que respetar sus obligaciones como fuerza pacificadora tendría que haber pedido ayuda a Naciones Unidas, no tenían derecho a actuar.

Dos países han reconocido la independencia de las dos provincias: Rusia y Nicaragua. Sin embargo, para Bourdjanadze la respuesta no debe pasar necesariamente por aislar a Rusia en el plano internacional.

Nino Burdjanadze: No creo que el aislamiento total de Rusia tuviese resultados positivos, y no soy partidaria de crear un nuevo telón de acero entre Rusia y el resto del mundo.

Por supuesto, para ser sincera esperábamos que la reacción de muchos países fuese más contundente, porque estaba claro que Rusia era culpable de agresión contra Georgia, pero por otra parte entiendo que el aislamiento total de Rusia no sería útil. En cambio creo que es muy importante presionar a Rusia para que implemente el acuerdo que fue alcanzado, me refiero el acuerdo Sarkozy.

Era crucial presionar a Rusia para que participase en las negociaciones internacionales y que no las paralice como hizo recientemente en Ginebra.

Sería muy muy importante, voy a ser más optimista, que los países que no se han mostrado firmes con Rusia intenten utilizar su influencia positiva para llevar a Moscú a la mesa de negociaciones, presionándo con suavidad.

Nino Burdjanadze prepara su próximo salto político recientemente creó el Movimiento Democrático para una Georgia Unida, un partido conservador moderado. Su objetivo son las próximas presidenciales.