Última hora

Última hora

Sólo una figura de la RAF queda entre rejas

Leyendo ahora:

Sólo una figura de la RAF queda entre rejas

Tamaño de texto Aa Aa

La Fracción del Ejército Rojo nació oficialmente en el 68, con una ideología maoísta de guerrilla urbana, y heredera de los movimientos revolucionarios estudiantiles de los años 60. Quedó decapitada en junio de 1972 con la detención de su líder más emblemático Andreas Baader. La misma suerte que Baader, a quien vemos abajo a la izquierda, corrieron Ulrike Meinhof, Jan Carl Raspe y Gudrun Ensslin, la compañera de Baader. La primera generación del movimiento cumplía así condena en una prisión de alta seguridad. Pero la conocida como banda de Baader-Meinhof no daba por terminada su lucha.

La segunda generación toma entonces el testigo, con el asesinato de varias personalidades. Entre ellas, el fiscal federal Siegfried Buback, su chófer y su guardaespaldas, en abril de 1977. Es el año del llamado “otoño alemán”, y la RAF se radicaliza. En septiembre, es secuestrado el presidente de los empresarios alemanes, Hanns-Martin Schleyer, acusado de haber sido oficial de las SS. A cambio de su liberación, la RAF reclama la de varios de sus presos.

Misma reivindicación unos días más tarde, tras el secuestro de un avión de Lufthansa con un centenar de pasajeros a bordo hacia Somalia, protagonizado por un comando palestino al servicio de la causa defendida por la RAF. El mismo día en que las fuerzas especiales alemanas pusieron fin al secuestro, las autoridades del país anunciaron la muerte de Baader, Ensslin y Raspe en prisión. Se habían suicidado, según la versión oficial.

Una tesis que el grupo jamás se creyó… Como represalia, Schleyer es ejecutado. Su cadáver apareció en el maletero de un coche en el este de Francia. El crimen tenía la firma de la segunda generación de la RAF: Christian Klar y Brigitte Monhaupt, condenada como Klar en 1985 a cadena perpetua por 9 asesinatos. Había sido conocida como la mujer más peligrosa de Alemania. Fue liberada en marzo de 2007 tras 24 años entre rejas. Una vez que salga Klar, sólo quedará un miembro de la RAF en prisión: Birgit Hogefeld, de la tercera generación.

En el 98, el grupo se disuelve oficialmente, tras haber provocado 34 muertes, y sigue alimentando los debates en Alemania, como demuestra el gran éxito en taquilla de “El complejo Baader Meinhof”, estrenada el año pasado.