Última hora

Última hora

La crisis de liderato se extiende por el socialismo europeo

Leyendo ahora:

La crisis de liderato se extiende por el socialismo europeo

Tamaño de texto Aa Aa

Un partido socialista francés más dividido que nunca, es sintomático. El malestar es general en la izquierda de toda Europa. Si el final de los 90, con la tercera vía de Blair, significó el apogeo electoral de la Rosa, 10 años más tarde, la socialdemocracia hace aguas prácticamente por todas partes. El analista Dominique Moisi explica que “han dado una imagen terrible, haciendo prevalecer sus rivalidades personales sobre la unidad nacional y el partido. El nuevo líder de los socialistas franceses llegará extremadamente débil y desacreditado, para enfrentarse a un presidente muy fuerte”.

La guerra de líderes y de corrientes alcanza su máxima expresión en Francia, pero se encuentra también en el SPD alemán, el laborismo británico y la izquierda italiana, ahora bajo los colores del Partido Democrático, con Walter Veltroni resistiendo a las revueltas internas.

A ello se suma la incapacidad de los dirigentes de izquierda para hacerse entender, mientras la crisis da la razón a las advertencias que lanzaron en el pasado. Muchos de ellos se han dirigido hacia el centro, para superar las diferencias tradicionales, y confunden así al electorado.

Para el eurodiputado socialista Thijs Berman, las divisiones están ahora en el interior mismo de los partidos: “Pienso que se trata claramente de un problema del socialismo europeo. En Europa hay todavía muchos que piensan que las soluciones nacionales bastan para atajar problemas internacionales, y hay quien dice que no, que hay soluciones europeas, que se debe colaborar, y que hace falta una legislación flexible para atajar problemas concretos. Hay un socialismo paralizado con sus ideas radicales, frente a un socialismo que intenta modernizarse, y el partido socialista francés no ha decidido aún qué rumbo tomar”.

Quien ha conservado sin complejos el liderato de la izquierda es Zapatero, en España. Y ha mantenido, además, el poder: algo que ningún otro partido de la izquierda reformista europea ha logrado de momento.