Última hora

Última hora

El ex primer ministro que sigue dividiendo Tailandia

Leyendo ahora:

El ex primer ministro que sigue dividiendo Tailandia

Tamaño de texto Aa Aa

Tan odiado como adorado, el ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, sigue siendo una figura influyente, que divide profundamente al país. En 2006, era aclamado como un héroe por la población más pobre, de las zonas rurales, partidaria de su política populista. Al mismo tiempo, aumentaba la presión de sus detractores.

“Hermanos y hermanas”, gritaba ante una multitud de seguidores, “os garantizo que este primer ministro, en quien confiáis, respeta la ley y la moral”

Thaksin tiene en contra a la élite urbana, encabezada por el Partido de la Alianza para la Democracia, que le acusa de corrupción y nepotismo. La chispa que hace estallar las protestas fue la venta libre de impuestos de las acciones de la familia Shinawatra en el grupo de telecomunicaciones Shin Corporation. Comienza así para el magnate de las telecomunicaciones y primer ministro, una espiral descendente, que desemboca en un golpe de estado la noche del 19 al 20 de septiembre de 2006. Los militares ponen fin así a su mandato, que había comenzado en 2001, con la promesa de convocar elecciones.

Thaksin se encuentra entonces en Nueva York. Desde allí declara el estado de emergencia y anuncia que no va a volver a su país, sino que se instala en su mansión del Reino Unido. Allí compra temporalmente el Manchester City de fútbol. Y sigue siendo muy popular entre los pobres.

Los primeros comicios tras el golpe de estado, a finales de 2007, dan la victoria a uno de sus aliados, Samak Sundaravej. Thaksin anuncia entonces su regreso a Tailandia. Y lo hace en febrero. Promete no volver a la primera línea de la política tailandesa, pero ni adversarios ni partidarios parecen creérselo.

La justicia, reforzada por los militares, los espera, a él y a su mujer. Los dos son condenados a penas de cárcel, por delitos de fraude. La pareja se fuga de nuevo al Reino Unido. Pero desde su exilio forzado, el ex primer ministro sigue teniendo un gran peso en la política tailandesa.