Última hora

Última hora

Un puesto a la medida de Hillary Clinton

Leyendo ahora:

Un puesto a la medida de Hillary Clinton

Tamaño de texto Aa Aa

Una imagen que veremos a menudo: el nuevo presidente estadounidense, de viaje junto a su secretaria de Estado. Obama ha optado por la ex primera dama, que fuera su rival durante las primarias, como jefa de la diplomacia de Washington, un puesto que, si bien no es la presidencia a la que ella aspiraba, parece hecho a su medida.

Stephen Hess, analista de la Brookings Institution: “Creo que Hillary Clinton entiende muy bien que ella es la máxima representante en política Exterior. Pero hay otros agentes. Su voz será importante, pero en el momento de tomar la decisión, tiene que aceptar esas otras opiniones”.

Con Hillary en este cargo, puede esperarse una línea algo más dura que la que Obama prometió durante la campaña. Están de acuerdo en la mayor parte de los puntos, pero sobre Irak, por ejemplo, ella se declara más reticente a una retirada rápida de las tropas.

Durante toda la campaña, insistió incansablemente en su experiencia en política internacional. Sus 8 años en la Casa Blanca como esposa de Bill Clinton le pusieron al alcance de la mano asuntos candentes, y la llevaron a conocer en persona a muchos jefes de estado.

En Bill tiene su punto fuerte y su punto débil, al mismo tiempo. Las intensa actividad solidaria de su marido, y la fortuna personal que él había acumulado a su salida de la Casa Blanca, fueron un lastre durante un tiempo en la carrera de su mujer, por el riesgo de conflicto de intereses. Al final, él, como hizo ella en su momento, está dispuesto a todo para favorecer la carrera de su esposa.

Lanny Davis ex consejera en la Casa Blanca: “Bill clinton hará lo que haga falta, lo que quiera de él el presidente electo, para apoyar a su mujer”. Incluido, renunciar a parte de sus actividades para quedar a la sombra de la nueva jefa de la diplomacia estadounidense, que tiene muchos frentes abiertos. Irak, pero también Irán, Afganistán, Rusia, Oriente Próximo, China, y la tan esperada reconciliación con los europeos.