Última hora

Última hora

Andrius Kubilius, nuevo primer ministro lituano

Leyendo ahora:

Andrius Kubilius, nuevo primer ministro lituano

Tamaño de texto Aa Aa

El conservador Andrius Kubilius fue designado recientemente primer ministro de Lituania. Su Ejecutivo tendrá que hacer frente a un importante reto para su país: iniciar el desmantelamiento de la planta nuclear de Ignalina de aquí a finales de 2009. Lituania acordó ese plazo con la Unión Europea durante las negociaciones de adhesión, pero ahora reclama dos años más antes de desmantelar la central soviética para evitar cortes en el suministro energético peligrosos para el país y no aumentar su dependencia energética de Rusia. El asunto ha hecho planear cierta tensión entre Bruselas y Vilna.

euronews: Lo primero que quiero preguntarle es qué va a hacer Lituania con la planta nuclear de Ignalina. ¿Cumplirá su país el compromiso de cerrarla adquirido durante las negociaciones de adhesión a la Unión Europea?

Andrius Kubilius: Estoy seguro de que a largo plazo y junto con la Unión Europea y con la Comisión lograremos resolver el problema de la seguridad energética en la región del Báltico. Actualmente, seguimos hablando de los problemas más inmediatos que pueden surgir tras el cierre de Ignalina. Si tuviésemos que proceder al cierre a finales de 2009 los dos siguientes años serían bastante problemáticos. No estamos seguros de que el suministro de electricidad sea suficiente para abastecer a la región.

euronews: Pero el tiempo se agota, me refiero a que falta sólo un año.

Andrius Kubilius: Por supuesto tenemos que acelerar la construcción del primer puente eléctrico con Suecia, eso nos permitirá sentirnos mucho más seguros en caso de que se produjesen problemas con el suministro eléctrico.

euronews: ¿Cree que el puente eléctrico entre Suecia y Lituania estará listo el uno de enero de 2010?

Andrius Kubilius: No le puedo responder a eso, tampoco se si la Comisión tiene la respuesta, pero ¿qué vamos a hacer aquí en Lituania si tenemos un invierno frío y cortes en el suministro eléctrico? La única solución posible es comprar electricidad a Rusia. Pero si tenemos en cuenta las declaraciones de expertos internacionales, también Rusia tiene problemas de suministro a nivel doméstico, sobre todo en inviernos especialmente fríos.

euronews: También se tiene una cierta impresión de que no se trata únicamente de que Rusia no pueda suministrar energía, sino, más bien de que no se fía, políticamente hablando, de Moscú. ¿Es eso cierto?

Andrius Kubilius: El cierre del gasoducto de Druzhba, que abastecía a la refinería en Mozeike, debido simplemente a que no vendimos la refinería a una compañía rusa sino a una polaca, fue un cierre político que desde luego no contribuye a aumentar nuestra confianza en Rusia. Pero independientemente de nuestro nivel de confianza, es una cuestión de capacidad física. Hay diferentes cálculos que indican que no podrían hacer frente a nuevas demandas de gas y electricidad y nosotros tampoco conseguiríamos producir suficiente electricidad si limitan el suministro de gas.

euronews: ¿Cree que finalmente se construirá la planta nuclear de Visaginas, la nueva Ignalina?

Andrius Kubilius: Siempre es un desafío intentar que cuatro países lleguen a un acuerdo, pero ahí está el ejemplo de Airbus. Muchas veces hay discusiones entre los diferentes países, pero es normal porque no tenemos mucha experiencia en este tipo de asuntos, ni en lograr un acuerdo entre cuatro países, pero estoy seguro de que al final lo conseguiremos.

euronews: Pero se dice que el problema es que Lituania quiere dirigir tanto el proyecto como el equipo. ¿Son ciertas esas especulaciones?

Andrius Kubilius: Bueno, por supuesto que queremos tener algún tipo de mando, porque estamos hablando de una responsabilidad enorme: la de tener una planta nuclear de ese tipo en nuestro territorio. Necesitamos un acuerdo muy práctico sobre el porcentaje de acciones que tiene cada uno, sobre cómo dotarla de las tecnologías adecuadas y ese tipo de cosas. Los polacos dicen que necesitan participar en nuestro proyecto de construcción de nuevas centrales nucleares porque en el noreste del país tienen problemas de abastecimiento; tal vez la participación en la nueva Ignalina les servirá para intentar aprender algo que luego usarán en su país, lo cual me parece muy positivo. Creo que Polonia tendrá centrales nucleares en digamos quince o veinte años con toda probabilidad. Pero ahora nuestro objetivo es sacar adelante nuestro proyecto para construir la central de Visaginas con un acuerdo claro tanto en el plano político como en el comercial.

euronews: Pero si es cierto que hay luchas de poder o problemas políticos entre los países, porque cuando se habla del puente eléctrico también hay diferentes puntos de vista entre los países bálticos

Andrius Kubilius: Si se fija tanto Lituania como Letonia están preparadas desde el punto de vista comercial, financiero y de las infraestructuras para tender lo antes posible un punete eléctrico con Suecia. Los letones están algo más atrasados en ese tipo de tecnología y hablan más de orgullo nacional y también hay que decirlo, de negocios.

euronews: ¿Cree que sin Ignalina será más difícil para su país cumplir los compromisos alcanzados en la lucha contra el cambio climático?

Andrius Kubilius: Se que hay negociaciones en marcha con la Comisión para obtener cuotas de emisiones adicionales. Tenemos las cosas muy claras sobre qué hacer para ahorrar energía, sobre todo la de las calefacciones. Tenemos un reto enorme por delante para renovar los apartamentos, los edificios que consumen el doble de calefacción que las casas modernas. Las cifras son impresionantes, porque tenemos que hacerlo en 27.000 apartamentos.

euronews: Se necesita mucho dinero.

Andrius Kubilius: Sí, por supuesto.

euronews: ¿Cómo piensa conseguirlo?

Andrius Kubilius: Tanto la ayuda de la Unión Europea como la de otras posibles fuentes será de gran valor. Ahorrar energía se traducirá por supuesto en el ahorro del dinero que destinamos ahora a, por ejemplo, comprar gas a Rusia. Pero a medio plazo es un gran desafío poner en marcha el programa.