Última hora

Última hora

Pekín no perdona y Europa no olvida

Leyendo ahora:

Pekín no perdona y Europa no olvida

Tamaño de texto Aa Aa

No olvida las imágenes de las manifestaciones de monjes budistas que degeneraron en violentas protestas el pasado marzo en Lhasa, la capital tibetana. El espectro del Tíbet vuelve a envenar las estratégicas relaciones entre China y la Unión Europea. “Creo que el pueblo chino debería aprender de lo ocurrido. Creo que es importante que se respete a la población que vive allí, porque de otra manera, habrá más conflictos, revoluciones y bombas, así que la vía indicada por el Dalai Lama es la correcta”, asegura Thomas Mann, europarlamentario alemán.

El accidentado periplo de la llama olímpica no impidió que presidente de turno de la UE acudiera a la cita olímpica creando una gran controversia. “Si Europa adoptara una posición común, avalada por el Consejo Europeo, creo que los chinos no la aceptarían pero tendrían que acostumbrarse. Si comparamos por ejemplo la posición de Estados Unidos, el presidente de ese país recibió al Dalai Lama, fue incómodo para China pero tuvo que aprender a vivir con ello”, comenta, Jonathan Holslag, analista del Institute of European Studies. La cuestión del Tíbet data de 1950, pero no es la única que envenena las relaciones con Europa. Taiwan y Tiannamen, otro símbolo de la represión china, salen a relucir de vez en cuando.