Última hora

Última hora

Repulsa a ETA

Leyendo ahora:

Repulsa a ETA

Tamaño de texto Aa Aa

El asesinato ayer en la localidad guipuzcoana de Azpeitia de Ignacio Uría Mendizábal ha provocado concentraciones de condena dentro y fuera del País Vasco. La más emotiva fue la celebrada en la plaza del consistorio azpeitiarra, a pocos metros de donde un pistolero de ETA abatió al empresario vasco con dos disparos. En Madrid todas las fuerzas políticas han guardado un minuto de silencio a las puertas del Congreso, tras aprobarse una declaración conjunta de firmeza ante ETA.

Imagen de unidad, también, la dada por el presidente del Gobierno español Jose Luis Rodriguez Zapataro que tras visitar la capilla ardiente del empresario salía acompañado del líder de la oposición popular, Mariano Rajoy. Industrial de familia nacionalista, simpatizante del PNV, Ignacio Uría Mendizábal no se sentía objetivo de ETA pese a vivir en una localidad gobernada por la izquierda abertzale. Antiguo dirigente del PNV, Xavier Arzalluz se ha expresado con las siguientes palabras: (ellos) “deciden y se acabó, y al más fácil. Le han matado porque ni llevaba escolta y todos los días hacía el mismo trayecto, y seguramente el que lo ha señalado con el dedo es alguien de aquí, de cerca…así funcionan las cosas.” Fundador de la constructora Altuna y Uría en 1966, sus doscientos trabajadores en Azpeitia han expresado esta mañana su consternación por el asesinato, con el que ETA refuerza además su amenaza a la mayor obra pública de la historia de Euskadi. “Esto ha sido un golpe muy grande, no lo esperábamos. Nos han hecho a máquinas, esto lo otro, a las oficinas, pero… a una persona quitarle la vida, eso no se puede”, aseguraba un empleado. Altuna y Uría es una de las adjudicatarias del trazado de alta velocidad que unirá en un futuro las tres provincias vascas con Francia y el resto de España. Las obras habían sido ya objeto de ataques por parte de comandos de la organización.