Última hora

Última hora

Aumenta la presión, horas antes de una cumbre europea sobre el cambio climático

Leyendo ahora:

Aumenta la presión, horas antes de una cumbre europea sobre el cambio climático

Tamaño de texto Aa Aa

Los Ventisiete mantienen las espadas en alto para defender sus intereses nacionales en la cita del jueves y el viernes. De momento han pactado reducir las emisiones de CO2 de los coches y este martes han alcanzado un acuerdo político para que de aquí a 2020 el veinte por ciento de su consumo energético proceda de fuentes renovables: como el sol, el viento o el agua.

Este es uno de los puntos del llamado triple veinte, un objetivo a doce años vista, que incluye además la reducción del veinte por ciento de las emisiones de CO2 y la disminución, en el mismo porcentaje, del consumo de energía en la Unión.

Pero aunque todo el mundo está de acuerdo en teoría con la triple consigna, llevarla a la práctica es otra cosa. Jose Manuel Barroso ha pedido “a todos los Estados miembros que acudan con espíritu de compromiso. Si hablamos todo el tiempo del cambio climático pero finalmente decimos que vamos a esperar un momento mejor, esto supondrá una derrota colectiva y un fracaso para todos”.

El principal obstáculo es cómo aplicar el derecho a contaminar. Polonia, Alemania, Italia y el Reino Unido se oponen por distintos motivos a que sus grandes sectores industriales tengan que pagar a partir de 2013 por cada tonelada de CO2 emitida. Por ejemplo Roma quiere obtener garantías para proteger a su industria manufacturera. Mientras que los países del Este liderados por Polonia, quieren que se les exonere del sistema de compra venta de permisos para contaminar, y no sólo hasta 2016 como está previsto ya. Se escudan en la crisis financiera y alegan que el paquete medioambiental tendrá una enorme repercusión en sus economías muy dependientes del carbón, el combustible fósil más contaminante.

Londres y Berlin se oponen por su parte a participar en un fondo de solidaridad para ayudarles.