Última hora

Última hora

Los populistas suizos resurgen de sus cenizas

Leyendo ahora:

Los populistas suizos resurgen de sus cenizas

Tamaño de texto Aa Aa

Contra la adhesión suiza a la Unión Europea, contra la colaboración con la ONU, por una política de asilo restrictiva, contra el aborto y el trabajo de las mujeres. Son algunas de las convicciones que acaban de entrar en el Consejo Federal de Suiza de la mano de Ueli Maurer. Este político de Zurich hijo de agricultores y padre de seis hijos tiene una larga carrera política a sus espaldas.

Elegido en 1996 al frente de la Unión Democrática del Centro en el momento en el que el rostro más visible del partido el controvertido Cristoph Blocher batía records de popularidad, estuvo al frente de la formación hasta 2007 antes de ceder las riendas contra su voluntad a un novato del partido cercano a Blocher.

Aunque muchos le consideran más abierto y cercano, Maurer es uno de los representantes del ala dura del partido. A él se deben muchas de las campañas populistas tachadas de xenófobas que han hecho correr ríos de tinta dentro y fuera del país.

Considerado durante muchos años como el vasallo de Blocher, Maurer ha sido profusamente caricaturizado como tal. Hasta sus partidarios reconocen que su relativa falta de carisma se hace más patente frente a una personalidad como la de Blocher.

Sin embargo, su carrera política, su longevidad y sus éxitos muestran que nunca le ha necesitado. En el Consejo Nacional desde hace 17 años, no le han faltado elogios hasta de sus detractores por su integridad y su comprensión de las cuestiones políticas. El año pasado, al término de una maniobra complicada durante la llamada “noche de los cuchillos largos”, Christoph Blocher no fue reelegido en su puesto tras 4 años de presencia en el gobierno.

Al decidir dejar fuera del partido a la sustituta que los diputados eligieron en su lugar, la UDC prefirió entrar en la oposición y por primera vez en 80 años se quedó sin representación gubernamental. “Para mí, decía Blocher está claro que eso es lo bonito de nuestro país. Los parlamentos pueden votar para eliminar personas, pero no pueden eliminarlos de la vida política del país”

La UDC renace hoy de sus cenizas y forma parte de los 7 sabios que forman el Ejecutivo, repartido equitativamente entre los diferentes partidos del panorama político. Falta por saber si Maurer conseguirá preservar el espíritu de entendimiento que prevalece en ese círculo o si ejercerá un mandato “a la Blocher”.