Última hora

Última hora

Nicolás Sarkozy no ha desperdiciado su útlimo discurso ante el parlamento europeo para pedir unidad e ilusión por Europa

Leyendo ahora:

Nicolás Sarkozy no ha desperdiciado su útlimo discurso ante el parlamento europeo para pedir unidad e ilusión por Europa

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente francés arremetió contra los integristas europeos y defendió la necesidad de instituciones con rostro y estados fuertes.

“Durante esta crisis financiera europa ha estado unida. Europa ha pedido la cumbre de Washington, Europa ha pedido el G20 y europa organizará en londres, el próximo 2 de abri, una cumbre sobre la reforma de los gobiernos en el mundo. Europa ha dicho con una única voz que quiere un capitalimso de empresarios y no un capitalismo de especuladores, que quiere una reforma del sistema financiero, que quiere otro luagr para los países emergentes, que quiere que se le de una moral al capitalismo. Europa ha intentado defender con una sola voz sus convicciones”. A juzgar por los prolongados aplausos, que se extendieron durante más de un minuto hoy en Estrasburgo, Sarkozy ha convencido en resultados y estilo a los europarlamentearios. Un liderazgo, un europeísmo reconocido y bien valorado por la mayoría de la cámara, salvo la exterma derecha. Aunque, también desde las filas socialistas se oían algunas voces críticas. Según este parlamentario socialista alemán, el presidente de turno ha buscado en ocasiones el éxito rápido y ha dejado de lado las normativas, las reuniones de los consejos pueden dañar, afirma, los principios y reglas de la UE. Otro de los temas que ha tratado ha sido la crisis de Georgia, a ella se ha referido como un triunfo de Europa y un ejemplo de liderazgo. Un liderazgo algo excesivo para algunos, como el antiguo primer ministro belga Jean Luc Dehaene . “Al presidente de turno, afirma, se le puede reprochar que que ha considerado un poco la Comisión como una secretaría del Consejo cuando éste no es su rol, particularmente en cuestiones económicas. En cambio en cuestiones energéticas y climáticas ha demostrasdo que la Comisión puede ser el motor de Europa. La despedida de Sarkozy tiene como coreografía final el clásico concierto de fin de la presidencia, que se celebra en Estrasburgo. Georgia, las políticas de migración, la medidas contra la crisis, el cambio climático o parlar fortalecer defensivamente europa, serán el telón de fondo de este mandato de la unidad.