Última hora

Última hora

La consecuencias de la crisis en China

Leyendo ahora:

La consecuencias de la crisis en China

Tamaño de texto Aa Aa

Hay aproximadamente 150 millones de trabajadores que emigraron del campo a la ciudad en busca de una vida mejor. Son una mano de obra barata que ha contribuido al milagro económico chino. Atraídos por ingresos anuales medios 5,5 veces superiores en las ciudades que en el campo, han trabajado en la construccción, en la limpieza de las calles y en las fábricas.

Y ahora son los más afectados por la deseleración del crecimiento chino, mucho más importante de lo que se preveía. Desde 1978, el PIB chino ha crecido una media anual de 9,8%. En 2007, fue del 11,9%. Pero para 2008 se prevé un 9,7%, un retroceso que podrá acentuarse en 2009. Para crear suficiente empleo China necesita crecer un 8% al año, si quiere evitar una crisis social. La situación ya es muy complicada para los emigrantes en paro: no tienen permiso de residencia en las ciudades en las que trabajan y por eso no pueden acceder a las ayudas sociales. Este trabajador en paro dice que “es muy difícil encontrar un empleo para poder comer. Incluso los que han regresado a casa están pasando penurias. Te digo cuál es nuestro problema: es difícil volver a casa, también es difícil encontrar un empleo y todos nosotros estamos peleando”. La producción industrial se ha deteriorado, las exportaciones han caído por primera vez desde 2001. La crisis llama a la puerta de China justo cuando celebra el 30 aniversario de las reformas iniciadas por Deng Xiaoping. El pequeño timonel lanzó este mensaje a los chinos: enriquecerse es glorioso. Algunos lo lograron y 200 millones de chinos salieron de la pobreza. Pero las desigualdades se han incrementado. Los dirigentes se han comprometido a construir una sociedad más justa. Depende del gasto presupuestario de 455 mil milones de euros recién anunciado en un paquete fiscal para estimular la demanda.