Última hora

Última hora

Reacciones en Oriente Próximo al ataque israelí en Gaza

Leyendo ahora:

Reacciones en Oriente Próximo al ataque israelí en Gaza

Tamaño de texto Aa Aa

¿Podría el ataque israelí en la Franja de Gaza contagiar la violencia a los países de Oriente Próximo? Algunos dirigentes ya han hecho un llamamiento a una tercera intifada y a una reanudación de los atentados suicida en Israel.

En las calles de las ciudades palestinas de Ramala y Hebrón, en Cisjordania, los enfrentamientos se multiplican y la población de este territorio dirigido por la Autoridad Nacional Palestina se subleva contra la violencia israelí. Para Ayman Daragmeh, representante de Hamás, “la situación en Gaza requiere el respaldo palestino y árabe”. “Las condenas a Hamás y su responsabilización del conflicto no ayudan al pueblo palestino y no son apropiadas dado el número de víctimas”, añade Daragmeh. El mayor respaldo ha llegado desde El Líbano. Ante una miles de personas congregadas en Beirut, el líder de Hizbulá, Hassan Nashralá se sumó ayer a las voces de áquellos que piden una tercera intifada. Nasralá desafió el domingo al ejército israelí: si atacaban su territorio la respuesta no se haría esperar. En verano de 2006, el Partido de Dios resitió con unas y dientes a las incursiones del Tsahal, minando su credibilidad. En Irán, el líder supremo de la Revolución el ayatolá Jamenei, proclamó ayer un día de duelo nacional. Las protestas contra el Estado hebreo llegaron también a las calles de Teherán. Irán, Hamás y Hizbulá encarnan para Israel su particular “Eje del Mal”. El portavoz del Ejecutivo hebreo justificaba el ataque diendo que durante ocho años, los han intentado todo: treguas, operaciones selectivas, la evacuación de Gaza… “Pero nada de esto ha funcionado. Es un adversario feroz, fanático que no entiende que lo único que queremos es vivir en paz”, ha asegurado. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de un eje Hamás-Hizbulá-Irán más unido que nunca y de este último ataque israelí? La respuesta está en el aire, pero lo cierto es que a la espera de que los partidarios de la paz se pongan de acuerdo y con las calles llenas de furia, la esperanza va mermando día a día.