Última hora

Última hora

La guerra del gas entre Moscú y Kiev se adentra en una nueva batalla

Leyendo ahora:

La guerra del gas entre Moscú y Kiev se adentra en una nueva batalla

Tamaño de texto Aa Aa

Tras tres años de tira y afloja, Rusia y Ucrania vuelven al mismo escenario de 2006: sin acuerdo no hay contrato y sin contrato no hay gas. Gazprom inauguró aquel año cortando el suministro de gas a Ucrania tras varios meses de disputas respecto a la tarifa deseada por Moscú.

Aquella situación perturbó el aprovisionamiento de varios países europeos. En octubre del año pasado ambas partes llegaron a un acuerdo escalonado en tres años. De los 37 euros que pagaba Kiev por 1.000 metros cúbicos, en 2006, se pasaría a los 71, aún lejos de los 172 reclamados por Moscú. Kiev hizo un esfuerzo en 2008 y accedió a pagar 134, cantidad aún insuficiente. Ahora, Gazprom amenaza con alinear el precio exigido a Ucrania con el que pagan los europeos si ésta última continúa negándose a pagar la tarifa pactada.

“Ucrania, como otros muchos países de la esfera soviética, es incapaz de pagar el mismo precio que Alemania o Italia, asegura Dimitri Babich. Y sabemos muy bien por qué. 70 años de economía planificada han hecho de Ucrania un país sumamente pobre. Y hasta hace poco Moscú entendía esto. La idea es aumentar de manera gradual el precio. Pero el problema radica en que Ucrania quiere que Rusia continúe subvencionando el precio para siempre.” Un contencioso comercial con numerosas ramificaciones políticas que inquieta a los europeos y a su extrema dependencia del gas ruso. Es por ello que sus esperanzas se dirigen, ahora, hacia otros gaseoductos con itinerarios alternativos, como Nabuco.