Última hora

Última hora

Impotencia de la ayuda humanitaria internacional en Gaza

Leyendo ahora:

Impotencia de la ayuda humanitaria internacional en Gaza

Tamaño de texto Aa Aa

Desamparados, en cólera e impotentes. Así se sienten los miembros humanitarios en el terreno. Primero la Agencia de la ONU para los Refugiados y después la Cruz Roja han reducido sus acciones por razones de seguridad. Además, la Cruz Roja acusa al ejército israelí de impedir la asistencia a los heridos, víctimas de bombardeos durante cinco días consecutivos.

“Son personas muy débiles, hay niños que han estado junto a los cadáveres de sus madres. Lo que más me choca es que el ejército sabe que hay civiles y no los asisten ni nos permiten que nosotros los evacuemos”. Están bloqueados en su misión de asistencia a las poblaciones civiles en peligro. Y ellos mismos sufren los disparos, tanto sus vehículos como sus edificios. Un voluntario de Naciones Unidas era gravemente herido al volante de una ambulancia. “Los conductores de ambulancias y el personal médico están pagando con sus vidas la evacuación de las personas cuando los F16 sobrevuelan la zona o los aviones Apaches disparan matando civiles y aterrorizando a la población”. Los 43 muertos y más de cien heridos en una escuela de la ONU, en el ataque del martes, confirman la impotencia de la ayuda humanitaria. Varios edificios de las Naciones Unidas que tenían inmunidad también han sido bombardeados. Más de 15 mil personas están refugiadas en varios locales en Gaza, especialmente, en una veintena de escuelas que sirven de santuario porque es imposibile salir del territorio palestino. No hay huida posible, ni seguridad ni suficiente ayuda. El comisario europeo de ayuda humanitaria expresa su indignación. “Israel no respeta el derecho humanitario internacional más básico. No solamente no protege a las poblaciones civiles, sino más grave, impone obstáculos a la ayuda humanitaria. Por ejemplo, la población que sobrevive gracias a la ayuda internacional, representa el 80% de los palestinos. Se necesitan 300 camiones al día, hoy solo han podido pasar unos cincuenta. Existe un gran obstáculo y es inaceptable”. Ante las numerosas acusaciones, Israel se defiende diciendo que colabora plenamente con las agencias, asegurando que examinarán todas las denuncias.