Última hora

Última hora

¿Qué lección saca la Unión del corte en el suministro del gas ruso?

Leyendo ahora:

¿Qué lección saca la Unión del corte en el suministro del gas ruso?

Tamaño de texto Aa Aa

El Venticinco por ciento del gas que se consume en la Unión Europea procede de Rusia. Este segundo parón en un lapso de tres años ha puesto de manifiesto, una vez más, que la Unión no tiene competencias en la gestión de sus recursos energéticos, y que la estrategia y los intereses de los Estados miembros divergen mucho entre sí. Francia, Italia y Alemania por ejemplo mantienen una relación privilegiada con Rusia.

Pero las cosas, según Jacek Saryusz-Wolski, eurodiputado conservador polaco están cambiando. Afirma que “incluso los países que habían escogido la vía de los acuerdos bilaterales están cambiando de perspectiva y son más tendentes a un enfoque multilateral a nivel de la Unión Europea. Austria y Bulgaria por ejemplo, tienen acuerdos bilaterales pero aún así se les ha cortado el suministro”. El cuarenta por ciento del gas que importa la Unión proviene de Rusia, y de éste volumen, el ochenta por ciento, transita por Ucrania. Algunos países como Bulgaria y Rumania dependen totalmente de el. Desde el miércoles han vuelto a ponerse sobre el tapete varias alternativas a la polémica red principal. Una de ellas el el proyecto de gasoducto “Nord Stream” que debe transportar gas ruso hasta Alemania en 2011. Otro plan bautizado South Stream, es un consorcio entre Gazprom y la italiana Eni, previsto para 2013. También en esa fecha se habla de la red europea Nabucco, que transportaría el gas, evitando el territorio ruso y pasando por Turquía y los Balcanes. Pero los tres proyectos están en la cuerda floja por problemas de financiación. Este parón en el suministro de gas ha causado perdidas económicas en decenas de empresas, sobre todo en el Este de Europa, que deberán cuantificarse en los próximos días. Para el eurodiputado liberal, Alexander Graf es preciso “ir más allá del gas, persar por ejemplo en la pertinencia del gas líquido más manejable porque se puede transportar en barcos. Necesitamos busar otras fuentes de energía alternativas, renovables. Tenemos que hacer varias cosas, pero está claro que hay que diversificar las fuentes de energía, sobretodo en algunos países muy dependientes del gas ruso”. Millones de personas afrontan estos días temperaturas polares, esperando que la situación se restablezca cuanto antes… Está previsto que los ministros de energía se reúnan de forma extraordinaria el lunes, en Bruselas. La lección que Saryuz-Wolski saca en claro es que “en esta situación catastrófica, fatal, hay algo positivo. Esta ha sido la segunda alerta y espero que como consecuencia de lo que ha ocurrido los Ventisiete se doten de una política común en materia de seguridad energética”.