Última hora

Polémica exposición de la presidencia checa en Bruselas

Leyendo ahora:

Polémica exposición de la presidencia checa en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

Jamás la tradicional exposición del país que preside la Unión había desatado tanta polémica.

El conjunto de esculturas que pretende denunciar los prejuicios y esterotipos de los distintos países, situado a la entrada del efificio del Consejo de ministros en Bruselas, está dando mucho que hablar. Dinamarca es un lego, Rumanía un castillo de Drácula…Algunos se ríen y otros denuncian el mal gusto del humor checo. Cada obra está firmada por un artísta originario de ese país. Ricardo Romeo, por ejemplo, ha convertido a España en una gran masa de hormigón. La obra, que el gobierno checo ha alquilado por cincuenta mil euros permanecerá en la entrada del edificio Justus Lipsius hasta que concluya la presidencia checa el 30 de junio. El mapa es pretendidamente provocador, algunos intuyen un amago de esvástica en la imagen de las autopistas que cruzan la escultura de Alemania. En esta curiosa colección de tópicos los belgas comen chocolate y la euroescéptica Gran Bretaña, brilla por su ausencia.