Última hora

Última hora

Sin soluciones a la vista en la crisis del gas ruso-ucraniana

Leyendo ahora:

Sin soluciones a la vista en la crisis del gas ruso-ucraniana

Tamaño de texto Aa Aa

Las presiones europeas han resultado, por el momento, estériles. Dieciocho países del Este y centro de Europa sufren, en carnes propias, las consecuencias de la guerra energética que libran Kiev y Moscú desde principios de año. Desde hace más de una semana, el Viejo Continente no recibe suministro de gas ruso.

Los líderes de Bulgaria, Eslovaquia y Moldavia, tres de los países más afectados, se reunieron ayer con los mandatarios ucranianos y rusos, por separado, y les instaron a que restablezcan el suministro de gas. Moscú y Kiev se culpan mutuamente de torpedear el restablecimiento del flujo. La presidencia checa de la UE ha alertado de que la crisis gasística podría tener consecuencias políticas en sus relaciones con Ucrania y Rusia. En un intento de desbloquear la situación, una delegación rusa y otra ucraniana se reunirán el sábado en Moscú. Para ese mismo día y en ese mismo lugar, Rusia ha propuesto la celebración de una cumbre de países consumidores y de tránsito de gas ruso. Ucrania, sin embargo, estima que la cumbre debe celebrarse en Bruselas o Praga y no en un país directamente implicado en el conflicto. En plena ola de frío, urge alcanzar una solución que permita a millones de personas hacer frente a temperaturas glaciales en sus propios hogares, y a muchas empresas retomar su actividad.