Última hora

Última hora

Obama, el presidente de la esperanza en Europa

Leyendo ahora:

Obama, el presidente de la esperanza en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

En algunos continentes la Obamamanía se apoderó de la población incluso antes del triunfo del candidato demócrata en las presidenciales.

Como en Europa, donde Obama suscitó desde el principio un entusiasmo sin precedentes, sobre todo tras su discurso el pasado julio en la berlinesa Plaza de la Victoria. “El mejor socio de Estados Unidos es Europa dijo. Ahora ha llegado el momento de tender nuevos puentes através del planeta tan sólidos como el que nos une al Viejo Continente” Tras la era Bush, el nuevo presidente encarna la esperanza de una vuelta al multilateralismo en política Exterior. En Europa se espera sobre todo una diplomacia más abierta al diálogo en los asuntos más espinosos, como el conflicto palestino israelí, Irán o Siria. Lo subraya el Eurodiputado y co presidente de los Verdes Daniel Cohn Bendit: “Espero que la nueva administración Obama encuentre nuevos enfoques y desarrolle nuevas tesis. Los estadounidenses deben aprovechar la mediación de egipto y negociar con Hamas y con Irán para llegar a una solución que tenga una dimensión regional”

Pero dotarse de una nueva imagen pasa por solucionar el problema de Guantánamo. Una de las primeras decisiones de Barack Obama podría ser el cierre del centro de detención que simboliza los excesos en la lucha antiterrorista de su predecesor.

Jacques Barrot, Comisario Europeo de Justicia, Libertad y Seguridad: “Acojamos positivamente esa idea del nuevo presidente, es decir, el principio de que se puede luchar contra el terrorismo respetando ciertas reglas éticas y de justicia. De esa forma veo la posibilidad de establecer una nueva asociación entre Europa y Estados Unidos” La asociación en el ámbito económico será sin duda más difícil de gestionar. La reunión del G-20 en Washington puso de manifiesto las diferencias entre estadounidenses y europeos, y la necesidad de impulsar las economías nacionales podría favorecer el proteccionismo. Sin embargo los europeos esperan que Obama sea más receptivo a sus ideas en la próxima reunión del G-20 prevista en Londres el próximo abril. El equipo Obama también suscita esperanzas en el campo de la lucha contra el cambio climático, sobre todo para dar un nuevo impulso al protocolo de Kioto. La llegada de Obama será seguramente sinónimo de una nueva era en las relaciones con Europa, pero cuanto mayores sean las expectativas mayor será la decepción si los cambios esperados no llegan.