Última hora

Última hora

La política Exterior de Obama

Leyendo ahora:

La política Exterior de Obama

Tamaño de texto Aa Aa

Dos guerras, varias crisis abiertas y enormes expectativas: todas las miradas están puestas en la política Exterior que Obama va adoptar con una agenda tan cargada.

Afganistán, ha dicho, será su prioridad. La gestión de esa guerra que Bush relegó a un segundo plano por la de Irak será una prueba para medir el alcance del cambio prometido por Obama. Porque según los analistas, aumentar el número de soldados no será suficiente para estabilizar Afganistán. Jim Miller, analista: “Estados Unidos tendrá que cambiar su estrategia en Afganistán. Hemos trabajado mucho para hacer nuevos aliados y tendremos que seguir haciéndolo, pero vamos a tener que rebajar las expectativas o ampliar el plazo para esperar un contemplar cambios reales en el terreno” Al poner a Hillary Clinton al frente de la diplomacia estadounidense, Obama pone fin al unilateralismo del primer mandato de Bush, el que acuñó la fórmula del “eje del mal”. No al dogmatismo, paso al pragmatismo…la semana pasada en el Senado Clinton describió los principios del poder inteligente, el llamado “smart power”. “Nuestro objetivo anunció será hacer todo lo posible através de la diplomacia y del recurso a las sanciones para la formación de coaliciones con otros países que en nuestra opinión tienen interés en impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear” Pero resulta difícil no decepcionar con conflictos tan empantanados y cuando se han creado tantas expectativas. El silencio de Obama durante la ofensiva de Israel en Gaza suscitó las primeras críticas en la prensa internacional. Los analistas señalan la urgencia de este asunto: Shibley Telhami, analista: “El Presidente Obama podría ser el último presidente de Estados Unidos con opciones de sacar adelante la solución de los dos Estados, por eso es tan urgente, porque si no lo consigue, sobre la mesa no quedan más opciones válidas o creibles que la gente pueda aceptar” Pero los analistas son unánimes: en política exterior el cambio, el nuevo liderato estadounidense prometido por Obama no llegará en un día y no será radical. Es lo que afirma Bart Kerreman, experto en política estadounidense: “El cambio será en primer lugar de estilo. Habrá un enfoque diplomático más prudente, lo cual no significa que Estados Unidos no defenderá o no seguirá defendiendo sus propios intereses. La única diferencia es que los gestionará de otra forma” Y en este momento, un solo asunto focaliza el interés de la opinión pública estadounidense: la crisis económica muy por delante de la guerra de Irak o los conflictos internacionales.