Última hora

Última hora

El mundo también siguió la investidura de Obama

Leyendo ahora:

El mundo también siguió la investidura de Obama

Tamaño de texto Aa Aa

En Madrid los ciudadanos estadounidenses se reunieron en su embajada para saludar la llegada de su nuevo presidente.

En Berlín la cita fue en un bar, junto a la puerta de Brandeburgo, en pleno centro de la capital Alemana. Allí la alegría se contagió rápidamente: “Es difícil de describir, es increíble. Es el final de ocho años de pesadilla”. La emoción también se dejó sentir en el ayuntamiento de París, donde siguieron en directo todo lo que sucedía en Washington. “Roma quiere a Obama” se leía en las camisetas que vendían en la capital italiana. “Solo le deseo buena suerte, solo eso”, dice un estadounidense que vive en Roma. “Espero que haga un mundo mejor para todos”. Una euforia que contrasta con lo que se ha vivido en la ciudad de Gaza y en Ramala en donde dominaba una mezcla de desinterés y escepticismo. Sin embargo a pocos kilómetros de allí, en Jerusalén, en un bar que estaba decorado con posters en los que se podía leer “cambio” en hebreo, el discurso de Obama se recibió con aplausos: “Es un momento muy especial para mi. Tengo mucha esperanza, esperanza por Estados Unidos, por el mundo y por Israel”.