Última hora

Última hora

Nadie quería perderse la investidura

Leyendo ahora:

Nadie quería perderse la investidura

Tamaño de texto Aa Aa

Más de un millón de personas se dieron cita en la capital de Estados Unidos, Washington, para asistir a la investidura de Barack Obama. Desde primera hora de la mañana y a pesar del intenso frío la gente se agolpó en el National Mall.

“Era muy importante para mi estar aquí presente porque es un momento histórico, es nuestro sueño” dice una mujer. “Es un sueño hecho realidad y mi marido nació cuando Martin Luther King marchó sobre Washington, por eso es tan importante para nosotros estar aquí”. “Estoy lleno de optimismo” dice este joven”. “La gente se está poniendo enferma en el tumulto pero todo el mundo se aguanta porque todos saben que es un día muy importante. Nos espera un futuro brillante”. Para garantizar la seguridad se puso en marcha un dispositivo nunca visto antes formado por más de cuarenta mil efectivos. A los centenares de miles de caras anónimas que querían vivir el momento se unieron personalidades como Steven Spielberg, el actor Dustin Hoffmann y el polémico manager de boxeo Don King. Todos quería asistir para poder decir dentro de unos años yo presencié como el primer presidente afroamericano de Estados Unidos juró su cargo.