Última hora

Última hora

El islote del conflicto entre Rumanía y Ucrania

Leyendo ahora:

El islote del conflicto entre Rumanía y Ucrania

Tamaño de texto Aa Aa

La Isla de las Serpientes es una formación calcárea situada en el Mar Negro, a 35 kilómetros de las costas de Rumanía y Ucrania. Estas diecisiete hectáreas están en el centro de una larga disputa entre estos dos países.

Perteneció a Rumanía hasta 1948, cuando se la anexionó la Unión Soviética. Ucrania la heredó, tras su independencia en 1991. A cambio de su entrada en la OTAN, Rumanía renunció a exigir la devolución de la isla, pero sí exigía que se repartiesen las aguas territoriales y la zona económica exclusiva de la isla. Llevó el caso ante la Corte Internacional de Justicia. La plataforma continental que rodea la isla, de 12.000 kilómetros cuadrados, contiene importantes reservas de hidrocarburos, incluidos 100.000 millones de metros cúbicos de gas natural y 10 millones de toneladas de crudo. Desértica, sin agua y sin tierra fértil, la Isla de las Serpientes no es más que un islote, un peñón inhabitable según Rumanía. Por lo tanto, negaba a Ucrania el derecho a beneficiarse en exclusiva de esta zona económica. Para Kiev, en cambio, es una auténtica isla, económicamente activa y habitada por un centenar de personas, entre ellas: militares, guardianes del faro, científicos y sus familias. El litigio entre los dos países se intensificó en los últimos meses, mientras Rumanía y Ucrania trataban de reducir su dependencia energética de Rusia. En enero, con la guerra del gas entre Moscú y Kiev, tras el corte del suministro de gas ruso hacia los dos países, y hacia la Unión Europea, aumentó la importancia estratégica del islote. Para Rumanía, los yacimientos de la Isla de las Serpientes podrían garantizar su independencia energética hasta el año 2030.