Última hora

Última hora

Lieberman, un outsider clave

Leyendo ahora:

Lieberman, un outsider clave

Tamaño de texto Aa Aa

Desde la década de los 70 más de un millón de soviéticos han emigrado a la Tierra Prometida.

Muchos están afiliados a Israel Beitenu, el partido que creó en 1999 Avigdor Lieberman tras dejar el Likud por las concesiones hechas a la sazón a los palestinos. Desde entonces, el partido no ha dejado de avanzar en los sondeos. De hecho hoy por hoy un tercio de sus electores potenciales han nacido en Israel. Para Avigdor Lieberman, estas son las razones del éxito del partido que lidera: “Digo abiertamente lo que pienso y creo que eso es algo que la gente aprecia” Igual de explícito es su eslogan estrella: “sin lealtad no hay ciudadanía”. Dicho de otra forma quién no apoya la lucha contra el terrorismo traiciona al país. La idea implícita es que los áraboisraelíes, el 20% de la población, son y siempre serán más leales a los palestinos que a los israelíes. Su receta es conseguir la máxima separación entre judíos y árabes y hacer de Israel un Estado homogéneo étnicamente. Según el número dos del partido, es un objetivo que comparten muchos israelíes: “Mucha gente tanto de la derecha como de la izquierda deciden unirse a nosotros porque decimos alto y claro lo que la gente piensa: ya hemos intentado demasiadas veces vivir con enemigos del Estado” El partido contempla incluso un canje de determinados territorios poblados por árabes israelíes por áreas de Cisjordania donde hay implantadas colonias judías. La idea subyacente, según este politólogo, es que no habrá paz mientras haya contacto entre los dos pueblos: “Lieberman dirige un partido fascista cuyos principios y programas se basan en el racismo, en el miedo y en la separación definitiva de Árabes e israelíes. Por eso pide un juramento de lealtad que excluirá a millones de ciudadanos israelíes” Extremista, ultranacionalista, fascista, racista…las críticas son incontables, pero Israel Nuestra Casa podría convertirse en la tercera fuerza política del país y a Lieberman le llueven ya las ofertas de ministerios de peso.