Última hora

Última hora

El contexto en el que los israelíes acuden a las urnas es especialmente turbio y difícil.

Leyendo ahora:

El contexto en el que los israelíes acuden a las urnas es especialmente turbio y difícil.

Tamaño de texto Aa Aa

Fundamentalmente, tres candidatos tienen posibilidades de hacerse con la jefatura del Gobierno: Benjamin Netanyahu, Ehud Barak y Tzipi Livini. La líder del centrista Kadima, actual ministra de Exteriores, se sitúa en segunda posición según los sondeos, precedida por Banjamin Netanyahu, número uno del derechista Likud.

La victoria de una o de otro podría tener consecuencias diametralmente opuestas para el país…es al menos la opinión del ministro del Interior, Meier Sheetrit, afiliado a Kadima: “Lo que hay en juego es el futuro del Estado de Israel. ¿Vamos a seguir adelante con el proceso de paz con los palestinos y llegar a un acuerdo o vamos a volver al enfrentamiento con los palestinos y enterrar el proceso de paz?. Todos los que no voten por kadima están dándole más poder a los partidos de derecha, a Netanyahu, que no piensa hacer esfuerzos por la paz” El ex primer ministro, Benjamin Netanyahu ha elegido un eslógan elocuente que resume las dos principales preocupaciones de los israelíes: firmeza en los asuntos relativos a la seguridad y firmeza para levantar la economía nacional. En campaña ha defendido a ultranza la ofensiva contra Gaza: “Nos enfrentamos a un ataque antisemita contra los judíos y contra el Estado judío. Si no lo neutralizamos, se extenderá y nos consumirá en todo el mundo” Sea como fuere, el gobierno de coalición que surgirá de las elecciones tendrá que contar con los ultraortodoxos del Shaas. En el pasado, el partido más votado por los judíos de origen europeo ha puesto en aprietos a los diferentes ejecutivos…sin ir más lejos, recientemente han multiplicado las manifestaciones contra la ofensiva en Gaza. Tras el fisco del Líbano en el verano de 2006 y la reciente ofensiva contra Hamas en la franja de Gaza, el próximo primer ministro israelí hereda la difícil tarea de resucitar el moribundo proceso de paz con los palestinos. Avalado por su actuación durante la ofensiva, Ehud Barak, ministro de Defensa, ocupa el tercer lugar en los sondeos. Además del sempiterno conflicto con los palestinos, el candidato elegido tendrá que encarrilar la economía del país, que no ha escapado a la crisis económica mundial y se dispone a entrar en recesión en 2009.