Última hora

Última hora

El retroceso del Partido Laborista

Leyendo ahora:

El retroceso del Partido Laborista

Tamaño de texto Aa Aa

Dirigido durante décadas por el padre fundador del Estado de Israel, David Ben Gurion, el Partido Laborista pierde terreno progresivamente desde finales de los 60. Sin embargo, la formación que representa una posición de izquierda moderada dentro del espectro nacional, copó gobiernos y dominó la vida política israelí durante muchos años.

En 1990 el Ejecutivo de Isaac Rabin condujo los acuerdos de paz de Oslo con los palestinos liderados por Arafat. Unos esfuerzos que prosiguieron con Simon Peres como primer ministro. 1999 es el año de su último éxito: liderados por Barak, los laboristas arrebatan el poder al conservador Benjamin Netanyahu. Pese a todo, pierden 8 diputados con respecto a los comicios de 1996. Bajo la administración Barak, Israel se retira del sur del Líbano poniendo punto final a una ocupación que databa de la guerra de 1982. Pero el fracaso de Camp David en 2000 pasa factura al partido. Dos meses después estalla la segunda intifada y los atentados suicidas perpetrados por extremistas palestinos se multiplican en las principales ciudades del país. Para muchos israelíes, lo que comenzó como una nueva era de esperanza termina en desencanto y frustración. Tras su derrota electoral en 2001, Barak se retira temporalmente de la política. A su vuelta en 2007 como ministro de la Defensa y Viceprimer ministro aseguró que había aprendido de los errores que cometió durante su primer mandato y según las encuestas la formación empezaba a levantar cabeza en los sondeos, sobre todo después de la reciente ofensiva israelí en la franja de Gaza Pero no ha sido suficiente para hacer que la opinión pública oscile a la izquierda. Ahora los laboristas se lamen las heridas tras haber sufrido sus peores resultados en unas unas elecciones generales.